Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs No somos criminales: Una respuesta decolonizadora al racismo nativista en Estados Unidos

No somos criminales: Una respuesta decolonizadora al racismo nativista en Estados Unidos

por Rodolfo Hernández Corchado Última modificación 28/02/2012 19:58

Para quienes son percibidos como ilegales, incluso cuando sus antepasados se remontan a varias generaciones antes de la llegada de los migrantes europeos, ¿cómo entendemos su acoso, su deportación y su supuesta condición de ilegalidad? ¿Es también esto un resultado predecible del nativismo? ¿Acaso tus triunfantes construcciones racializadas reclaman una identidad indígena?

No somos criminales: Una respuesta decolonizadora al racismo nativista en Estados Unidos

Arturo Aldama

Por Arturo J. Aldama

Mientras que el poderío de los europeos ha continuado, hoy veo la otra parte de la profecía del Fantasma Danzante volverse realidad. Los llamados “hispanos,” con rostros que a mi me parecen como los de indios, están regresando a repoblar Norteamérica. No siempre podemos comunicarnos unos con otros porque hemos aprendido la lengua de diferentes poderes coloniales. Sin embargo, estos indios tienen tanto derecho a ir y venir en nuestra tierra como lo tienen los gansos cuando migran de norte a sur. Ninguno se atrevería a pedirles sus visas y pasaportes cuando cruzan fronteras creadas por el hombre. En vez de ver a los “hispanos” como foreasteros que no pertenecen a esta tierra, necesitamos comenzar a verlos como ancestros de los habitantes originales de estas tierras. Ellos son la viva realización de la profecía del Fantasma Danzante.

Jefe Billy Redwing Tayac, Piscataway Nation, Abril de 2010.

Al pensar sobre temas relacionados con el poder, la tierra, la cultura y las politicas del indígenismo, las chicanas y los chicanos son definidos por una heterogeneidad de orígenes históricos (indígeneas, africanos, y españoles) que en muchos casos incluyen la descendencia de población indígena o de comunidades de primeros pobladores, naciones y civilizaciones asentadas en lo que ahora es el Suroeste de Estados Unidos (apache, pima, pueblo, navajo, tohono o’dham, ute, kickapoo, yoeme) y en diferentes regiones de México, otomí, purepecha, nahua, tzotzil, etcetera. Este texto presta atención al resurgimiento del nativismo en la frontera de México y Estados Unidos y apunta el origen histórico de las ideologías nativistas estadunidenses con Bill Poole y el irónico nombre del partido Nativo Americano, el cual dirigió en 1850 su actividad vigilante en contra de los migrantes irlandeses católicos y otros grupos que no son de origen blanco, anglosajón y protestante.Borderlands

 

Los temas que más me preocupan son la arrogancia del poder y el sentido absoluto de derecho racial que lleva a actuar a los grupos nativistas paramilitares y a los grupos vigilantes neo-nazis a lo largo de la frontera y en todo Estados Unidos, lo cual en una cronología poco exacta incluye a los hermanos Barnett, Ranch Rescue, la American Border Patrol, el Christian Identity Movement, la National Alliance, el Klan y los Minute Men. Al explorar las demandas nativistas de los grupos vigilantes sobre la propiedad cultural, política y legal (y el reforzamiento de las actividades paramilitares) de las tierras que son y que pertenecieron a familias de indígenas mexicanos, busco entender cómo su actividad vigilante se vincula a las ideas de xenefobia racial y a un temor que expresa cómo perciben la re-conquista del suroeste de Estados Unidos por México y los migrantes mexicanos. Al considerar el apoyo financiero y “moral” que reciben estos grupos paramilitares por la estructura política dominante y el sentimiento público en general, argumento que estos grupos intentan capitalizar un deseo nacional que subraya la seguridad y promulgan una serie de discursos previos al movimiento por los derechos civiles, el movimiento chicano, que utilizan la amenaza racial, la contención social y el bio-poder de la cultura dominante, e intentan remapear los temores derivados de los actos terroristas del 11 de septiembre y proyectar un temor por los migrantes de color, en general, y los mexicanos en particular.

 Es aún más alarmante que estas ideas de derecho racial y territorial se extiendan en el pensamiento dominante americano. De hecho, llevan consigo un enorme peso de hostilidad racial transversal a través de las culturas políticas y públicas de Estados Unidos como se demostró con la propuesta de ley SB 1070. Aprobada como ley por la gobernadora Jan Brewer, una analfabeta funcional, con una profunda falta de educación, homófoba militante, oponente de la educación y ahora institucionalmente racista; la SB1070 ha tenido efectos de cascada en otros estados como Georgia, Nuevo México, y ahora Alabama. Otros ejemplos alarmantes incluyen a Pat Bertroche, candidato republicano para las elecciones primarias al Congreso en Urbandale, Iowa, quien quiere colocar un microchip en los inmigrantes. Bertoche ha planteado, “Apoyo colocar un microchip en los migrantes. Si puedo colocar un microchip en mi perro y así puedo localizarlo, ¿por qué no puedo colocar un microchip en un ilegal?” Los alegatos espurios de John McCain culpando a los migrantes ilegales mexicanos de los incendios forestales del verano de 2011 en Arizona no contaron con ninguna evidencia. ¿Acaso no es ilegal para él mentir y avivar las flamas del prejuicio racial? Los cuerpos morenos son los nuevos y viejos chivos expiatorios del bio-poder racial para ser culpados por los desastres naturales, tomando ventaja de la ansiedad de la gente por el giro hacia abajo de la economía y los enormes cambios demográficos que actualmente ocurren en Estados Unidos.

FenceEstados Unidos tiene una historia de arrogancia colonial y neocolonial y de caer en ciclos de violencia racial nativista en contra de los migrantes, concebidos como el Otro, desde que la primera gran ola de migración comenzó en 1850 con el Know Nothing Party (o Partido Nativo Americano) de Hill Poole (romantizado como “Bill el Carnicero” en la película Gangs of New York de Martin Scorsese). En una carta a Joshua Speed en 1855, Abraham Lincoln expresó su punto de vista y sus temores por el Partido Nativo Americano, al escribir, “Cuando los Know-Nothings obtengan el control, se leera de la siguiente forma ‘todos los hombres son creados iguales, excepto los negros, los extranjeros y los católicos.’”

Es muy interesante considerar que los primeros objetivos en gran escala del nativismo americano en contra de los migrantes fueron los católicos irlandeses que escapaban de la hambruna, la violencia, el despojo legal, y las consecuencias de la usurpación colonial y neocolonial por el imperio británico y los irlandeses protestantes como sus agentes coloniales. Como un tipo de bio-poder xenofóbico que hace eco de las visiones negativas que se tiene actualmente de los latinos, podemos ver a los irlandeses construidos como un grupo racializado  de violadores y fanáticos religiosos enfermizos. En su estudio fundacional, The Wages of Whiteness: Race and the Making of the American Working Class, David Roediger captura de forma excelente el proceso de racialización: “De baja ascendencia y salvaje, rastrero, bestial, holgazán, salvaje, simiesco y sensual fueron algunos de los adjetivos utilizados por los nacidos en América para describir la ‘raza’ irlandesa católica.”

Es importante recordar que la primera legislación nacional anti-migrante en Estados Unidos, fue en contra de los trabajadores chinos en 1882, la Chinese Exclusion Act. Esta ley federal legisló durante 30 años de intenso antagonismo en contra de los trabajadores y empresarios chinos, que como los mexicanos en California, han provisto de trabajo desde el inicio de 1850 durante la era de la fiebre del oro. Desde entonces, durante la década de 1930 con la embestida de la caída de la bolsa de valores de 1929 y con la expansión del desempleo, podemos ver patrones similares en donde los migrantes son convertidos en chivos expiatorios –violencia por parte de grupos de vigilantes y en el caso de los mexicanos, de deportaciones masivas de aproximadamente 700 mil personas, muchas de ellas ciudadanos estadunidenses.Wetback

En su libro From Out of The Shadows, la reconocida historiadora chicana Vicki L. Ruiz, caracteriza de la siguiente forma la brutalidad de las tácticas intimidatorias y el clima de hostilidad promovido por los gobiernos estatales y federales en la década de 1930: “Los métodos de expulsión variaban. Un historiador de Los Ángeles, Douglas Monroy, narra como la migra  recorría el barrio con una “perrera.” En una ocasión, los agentes de inmigración de Los Angeles desalojaron en la madrugada a una mujer de su casa, la pusieron en un vagón y dejaron a su pequeño hijo gritando en el frente del pórtico de su casa. Aun cuando esas escenas eran escasas, ciertamente invocaban miedo entre los mexicanos, muchos de los cuales decidieron aceptar el ofrecimiento de las autoridades de recibir un pasaje de tren gratis para abandonar la ciudad.”

De forma interesante, la imagen de niños gritando mientras sus padres son atrapados en “jaulas para perros” no sólo se remite a la década de 1930. Basta con ver las redadas realizadas el 12 de diciembre de 2006 por el ICE (Immigration and Customs Enforcement) en las plantas empacadoras de carne Swift in Greeley, Colorado y en otras plantas a lo largo de Estados Unidos. Las redadas han sido vistas como un teatro político por Michael Chertoff, el anterior Secretario del Department of Homeland Security para enviar un mensaje de que el gobierno federal está acabando con los migrantes ilegales. Los controvertidos actos ilegales de detención y separación premeditada de los padres de sus hijos por estas redadas del ICE, la utlización del perfil racial en los lugares de trabajo, y la violación de las reglas de representación sindical causó conmoción pues los hijos de los detenidos –muchos de ellos tenían ciudadanía estadunidense- fueron literalmente abandonados al cuidado de la iglesia local, o si fueron afortunados, dejados al cuidado de la familia extensa. Sin embargo, estos actos de violencia de estado son celebrados tanto por miembros del público en general y por políticos electos, como el Senador electo, Schulteis, quien el 13 de diciembre de 2006 declaró al periódico Rocky Mountain News, “Para ser franco, estoy muy contento de ver esto.” Tristemente y como nota final, las demandas hechas por representantes sindicales, familiares, e incluso por grupos defensores de la propiedad privada, fueron desechados por los jueces de las cortes de distrito creando un area para el ejercicio del poder a discreción y con impunidad para los “actos ilegales” del gobierno federal en relación al control de la inmigración. Para mayor información se puede consultar la  the American Immigration Law Foundation.

La ironía del 12 de diciembre, no se pierde para muchos. Para los mexicanos y los chicanos/as el 12 de diciembre es un día de increíble importancia histórica en la cultura mexicana. El día de Tonantzin-Virgen de Guadalupe es celebrado como un día de ofrecimiento, paz, esperanza y consuelo a la madre de dios y a la madre-tierra. A grandes rasgos, vemos un ciclo de demanda económica y ansiedad por la dominación sufrida por aquellos que no son blancos, anglo-sajones y protestantes: primero los irlandeses católicos, posteriormente los trabajadores y los hombre de negocios chinos y ahora los migrantes mexicanos. 

"Aztlán", como el famoso autor chicano Rodolfo Anaya nos recuerda, es el "cordón umbilical con el pasado." A pesar de que los estudiosos y los arqueólogos debaten acerca del orígen y ubicación exacta de Aztlán, hay un consenso popular de que Aztlán se refiere a lo que ahora es el suroeste en general y, en específico, el área de las Cuatro Esquinas. Aztlán es la zona originaria de los mexicas que emigraron hacia lo que hoy es el centro de México para formar Tenochtitlan, o la Ciudad de México. Me interesa ver cómo este término, al igual que el término "reconquista", que históricamente se refiere a los siete y medio siglos en los cuales la península ibérica fue re-conquistada por la cristiandad, ha migrado a la cultura americana dominante (como otros términos tales como "MEChA" y "la raza") de manera más evidente en la blogosfera y en los programas de entrevistas de radio conservadores, los programas de noticias y los grupos de vigilantes nativistas y antiinmigrantes. Estos temores racistas son una plataforma central para muchos senadores republicanos y congresistas, incluyendo J.D. Hayworth, Tom Tancredo, David Vitter, Jeff Sessions, y  muchos de los hombres blancos del sur. El Southern Poverty Law Center, que monitorea los crímenes de odio, ahora monitoriea lo que muchos llaman las "Leyes Juan Crow", en lugar de las leyes Jim Crow. Como Leo Chávez, un brillante y vanguardista etnográfo latino de la frontera propone en “La amenaza latina: La construcción de los inmigrantes, los ciudadanos, y la Nación”; la narrativa de la amenaza latina prespone que "los latinos no son como los anteriores grupos de migrantes .... Más bien, son parte de la fuerza invasora, que desde el sur de la frontera está decidida a reconquistar la tierra ...." y que esta narrativa se centra en  los mexicanos, así como otros latinos, incluídos aquellos que han estado aquí antes de que se creara la frontera entre Estados Unidos y México.

Así es como nosotros, los hombres de ascendencia europea vemos como un acto de  arrogancia el robo de tierras indígenas  y la afirmación de que defienden los derechos los nativo (o nativistas) americanos. Así que mi pregunta en la lógica neo-colonial del Imperio es la siguiente: ¿Desde cuando una fuerza invasora puede reclamar una identidad indígena en la tierra colonizada por sus antepasados? ¿Se trata de un proceso general? ¿O se trata acaso de la lógica del Imperio para reclamar como suyo el territorio para poseerlo, reclamar una identidad indígena por la fuerza, y “defender” la tierra tomada por la fuerza militar, el genocidio y la limpieza étnica? Además, podemos ver las características particulares del poder  eurocéntrico y patriarcal como un reclamo de origen indígena para rechazar la continua lucha de las naciones y pueblos originarios, así como la lucha de las comunidades para mantener su soberanía, reclamar sus derechos sobre la tierra y tratar de hacer valer los derechos reconcidos en el Tratado que tanto los estudiosos como los activistas llaman de forma poética (y empírica) como el Camino de los Tratados Rotos (the Trail of the Broken Traties).* ¿Entonces, qué podemos hacer como educadores?

Al considerar cómo la macro-esfera de la política racial se intersecta y magnifica dentro de las microesferas de los espacios universitarios, ¿cómo nosotros, como profesores universitarios, enfrenamos el derecho“racial” que los estudiantes creen tener cuando hacen comentarios y bromas hostiles sobre migrantes, espaldas mojadas, y la forma en como están molestos por la ilegalidad de los sujetos considerados como la otredad. O más aún, ¿cómo podemos hacer frente a la teatralidad de los republicanos universitarios y de las fraternidades y hermandades femeninas a nivel nacional como lo hacen los grupos anti-migrantes, como se ve en los siguientes titulares: "Universitarios republicanos llevan a cabo juego anti-migrante en la New York University 2 / 23/07 "," Universitarios Republicanos continuan con actividades racistas y anti-inmigrantes en Idaho; “Atrapa a un ilegal” y “Diversión con armas” en la universidad de Penn State. Ellos quieren tener un juego llamado “Atrapa un inmigrante ilegal como en la Universidad de Texas, con una actividad similar que causó un revuelo muy grande.

Mi respuesta general a este clima anti-migrante descansa en las siguientes preguntas. ¿Eres migrante, o un descendiente de migrantes? ¿Ser descendiente de europeos, sobre todo occidentales, permite reclamar  un indigenismo americano? ¿Qué leyes tanto tú como tus antepasados rompieron para robar la tierra y para provocar premeditadamente bio-terrorismo y violencia genocida contra los pueblos originarios? ¿Qué leyes han roto las industrias mineras como la Peabody Mining y otras industrias depredadoras de recursos naturales,para usurpar los recursos de las naciones soberanas en Arizona y Oklahoma. ¿Qué leyes se rompen cuando los trabajadores mexicanos, que impulsan la economía doméstica y transnacional de Estados Unidos como mano de obra explotada en la construcción, los restaurantes, los servicios de limpieza, etcétera son tratados con la criminalización, la degradación, el asco, y la invisibilidad? ¿Cómo "leemos” el borde esquizofrénico de las lógicas racializadas del capitalismo tardío que se plantea de la siguiente forma: necesitamos tu trabajo/necesitamos tus impuestos/y necesitamos de tu poder adquisitivo (alrededor de un trillón de dólares) y, sin embargo, tú no existes/eres un criminal/ eres sub-humano?

¿Quién escucha a las naciones indio-americanas plantear sus preocupaciones acerca de la histórica invasión de inmigrantes europeos en su tierra? ¿Quién escucha las discusiones de las naciones indio-americanas en la frontera por ser convertidas en el objetivo de los grupos nativistas vigilantes y por la patrulla fronteriza por el hecho de ser “aliens ilegales” en sus tierras ancestrales?

¿Cómo desentrañamos este mapa cognitivo en la economía simbólica y política? Por último, para todos aquellos que son percibidos como ilegales, incluso cuando sus antepasados se remontan por varias generaciones antes de la llegada de los migrantes europeos, ¿cómo leemos el acoso que sufren, su deportación, su supuesta ilegalidad? ¿Es también esto un resultado predecible del nativismo? ¿Acaso tus triunfantes construcciones racializadas reclaman una identidad indígena?

Para finalizar este texto, citaré un fragmento de una impresionante colección de ensayos titulada Mujer Amarilla y la Belleza del Espíritu (Yellow Woman and the Beauty of the Spirit) de la famosa escritora mestiza de Laguna, Leslie Marmon Silko. Especificamente, me refiero a sus ensayos testimoniales, "Bardas en contra la libertad" y "Estado de Patrulla Fronteriza." Lamentando la pérdida de la Libertad al viajar entre Arizona y Nuevo México para visitar a sus familiares a través de la autopista del sur, Silko plantea,

Millas antes de que me aproxime a la estación de registro del INS, puedo sentir la ansiedad presionando con fuerza contra mi pecho. Pero siento ira, también, un profundo enojo permanente contra el gobierno de Estados Unidos,  y/ yo sé que no estoy sola en mi odio en contra de estas políticas racistas de migración que se transmiten todos los días, enseñando racismo,  demonizando a toda la gente de color, etiquetado indígenas de México como "extraterrestres" (aliens)- criaturas no del todo humanas.

El gobierno de Estados Unidos continuamente ha intentado cortar el contacto entre los pueblos tribales de la frontera norte y los del sur… Las lenguas uto-aztecas se hablan al norte como en Taos Pueblo, cerca de la frontera de Colorado, hasta el sur de la Ciudad de México. Antes de la llegada de los europeos, las comunidades indígenas en esta región comerciaban entre ellas; la gente compartía cosmologías y narraciones orales sobre la Madre Maíz, los hermanos gemelos y su abuela, la Mujer Araña, así como Quetzalcóatl, la benevolente serpiente. La gran migración humana de las Américas no puede ser detenida, los seres humanos son fuerzas naturales de la tierra así como los ríos y los vientos son fuerzas naturales.

____

* El Trail of Broken Treaties fue una protesta realizada en 1972 a lo largo de Estados Unidos, organizada por ocho organizaciones Nativo-Americanas para hacer publica las injustas condiciones de vida de la población indígena en el país y demandar el cumplimiento de sus derechos como Nativo Americanos. (N. del T.)

 

Arturo J. Aldama es miembro del colectivo editorial Bad Subjects y es Profesor Asociado del Departamento de Estudios Étnicos de la Universidad de Colorado, Boulder.

 Traducción: Rodolfo Hernández Corchado. Texto publicado originalmente en Bad Subjects # 81, 2011. Se publica en Huellas Mexicanas con autorización del autor.

 

Imágenes: Archivos de Arturo Aldama

Copyright © Arturo J. Aldama. Derechos Reservados

 

 

Acciones de Documento
« Abril 2017 »
Abril
LuMaMiJuViDo
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net