Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Música en tránsito

Música en tránsito

por Claudia Villegas Delgado Última modificación 07/08/2009 14:56

Alejandro, originario de Tulcingo del Valle, en Puebla, y Noel, nacido en Tulancingo, Hidalgo, se conocieron en la ciudad de Nueva York, y desde hace cinco años integran los “Halcones de la Sierra”, dueto de música TexMex.

Música en tránsito

Claudia Villegas Delgado

Alejandro, originario de Tulcingo del Valle, en Puebla, y Noel, nacido en Tulancingo, Hidalgo,  se conocieron en la ciudad de Nueva York, y desde hace cinco años integran los “Halcones de la Sierra”, un dueto de música TexMex. En 2008, Halcones de la Sierra, participó en el “Music Underground NY” (MUNY, por sus siglas en inglés), conviertiéndose así en los primeros mexicanos, y la primera banda de TexMex en el susodicho programa. El MUNY, administrado por el Metropolitan Transportation Authority de la ciudad de Nueva York, es un programa relativamente nuevo. Fue creado en 1985 para promover músicos y artistas de la ciudad, que desde entonces cada primavera compiten para poder tocar o actuar durante un año en una o varias de las 25 estaciones del metro que han sido designadas para tal fin, incluídas por su puesto las más importantes y transitadas por los neoyorquinos: Times Square, y Grand Central, en la calle 42;  Penn Station-Herald Square, en la calle 34, o Union Square, en la calle 14. Los participantes no reciben sueldo sino la autorización para tocar y poder “aceptar” las donaciones del público. Estos músicos y artistas, habitantes subterráneos del metro, le dan vida y ritmo a la diversidad cultural de la ciudad: hip-hoperos, rockeros, músicos clásicos, bailarinas, estatuas humanas, cantantes, solistas, bluseros, jazzistas, pianistas, violinistas, y ahora, músicos mexicanos Tex Mex.
Noel, de 28 años, es el acordeonista del dueto. Y cuenta que comenzó a tocar el acordeón desde los 11 años, aprendiendo las artes de este instrumento con su padastro allá en México. Despúes, ligado con la aventura de la música vendría la idea de dejar la preparatoria y viajar por México tocando en los autobuses, en restaurantes, aquí y allá para ganar un poco de dinero. A los 18 años cruzaría la frontera con su primo: “Se me hizo fácil aventurarme a venir para acá”, me contó en nuestra entrevista.*  Noel vive desde hace 10 años en la ciudad de Nueva York. Como la mayoría de los migrantes mexicanos, vino a este país a buscar trabajo. Trabaja en un restaurante de lunes a viernes, y los fines de semana los dedica a la música, ensayando y tocando con los Halcones de la Sierra. Noel conoció a su esposa en esta ciudad y tiene tres hijos.
Alejandro, tiene 48 años y es el guitarrista y líder del dueto: “Yo también empecé chavalillo a tocar, como a los 16, 17 años empecé con la guitarra, tocaba en rondallas, tocaba en trios, y también tocaba la guitarra en la iglesia”. La historia de la llegada de Alejandro a esta ciudad es bastante similar a la de su compañero. Él también era estudiante. Terminó la preparatoria e ingresó a la universidad en Puebla, para estudiar la licenciatura en leyes.  Pero en 1988 decide venir a Estados Unidos: “Llega un momento en que que ya no encuentras las condiciones ideales, las condiciones no son lo apropiado, llega un momento en que haces alguna cosa que te aparta de tu camino, y pues acabe aquí en los Estados Unidos”. Alejandro es trabajador de la construcción. Trabaja cinco o seis días a la semana, y como Noel, también dedica los fines de semana a la música. Es casado y tiene cuatro hijos.
Al principio, así lo recuerdan ambos, ninguno imaginó que pudieran seguir siendo músicos en Nueva York. Noel  no imaginó que en este lugar se escuchara la música mexicana: “Yo pensé, ‘aquí todos hablan inglés’, pero no, después fui conociendo más, conociendo más gente, conocí más paisanos, más ambiente, más de todo, y es cuando regresé a la música, después de cinco años que la dejé por completo, fue cuando conocí a Alejandro, y retomé la música”. Por su parte, Alejandro no creía que la música que tocaba tuviera algún valor: “Yo nunca pensé que alguien iba a pagar un peso por lo que yo sé tocar, porque yo siempre tocaba nomás por el gusto, tocaba por el amor”. Ahora, después de casi cinco años de tocar juntos, el dueto los Halcones de la Sierra ha tocado ya con otras bandas  de música norteña aquí en Nueva York. Entre las que mencionan, Exterminador, Cadetes de Linares, Acapulco Tropical, Liberación. “Primero lo empezamos a hacer así por gusto, y pues se oía bien, ya después fue que nos empezaron a jalar, y pues ‘gracias a Dios’ estamos aquí”.
Sin embargo, comenta Alejandro, el negocio de la música mexicana en esta ciudad no es nada fácil. Cuando tocas con otros grupos, dice:  “Sí pagan, pero al final pues se divide entre tantas gentes que al último casí terminas pagando tú por ir a tocar. Al último que reparten todo, después de estar todo el día ahí pues te tocan 30 o 40 pesos (dólares), y pues eso no te sirve.  Ese es un mundo más diferente, pues te deja satisfacción un poco más personal, pero nada en lo económico, pero pues es el amor a la música, el amor al arte es lo que te hace hacer ese tipo de cosas”.
Para los Halcones de la Sierra, participar en el programa “Music Underground NY” es una satisfacción y un logro muy grande como mexicanos y como músicos, pues dice Noel: “En el estilo de música que nosotros tocamos, con un permiso, y tocando en una estación del tren, pues no hay otro grupo. Porque sí hay paisanos que se aventuran a tocar en los vagones del metro, pero es un poco más arriesgado. A muchos de ellos los arrestan, porque no está permitido”. “Nosotros audicionamos allá en la 42, Grand Central”, recuerda Alejandro, “y de 200 y tantos que fueron a audicionar, a nosotros nos escogieron para que participaramos en el programa, escogieron a 20, o 19, me parece. Y además pues, ‘gracias a Dios’, yo hablaba un poco de inglés, que es uno de los requisitos para poder moverte ahí en el programa, porque si no, no puedes hacer nada porque todos los trámites, y todo el movimiento se hace en inglés. Yo digo, 20 años de vivir aquí, pues uno tiene que aprender algo, aunque sea chueco, y como sea, pero se da uno a entender, y pues ‘gracias a Dios’ salió todo bien” …. Es un paso más al sueño que tiene uno, no tanto porque vayas a sacar el dinero de ahí, sino porque la gente te conoce”.
Así pues, la música mexicana, la musica norteña y el TexMex, transita desde hace algún tiempo las estaciones y los vagones del metro de la ciudad de Nueva York. Esta es la música que los migrantes mexicanos han traido desde sus terruños, música que, con permiso o sin él, viaja por el underground de esta ciudad.
Con permiso o sin permiso, estos son músicos y trabajadores mexicanos, trabajadores. Los Halcones de la Sierra, musicando en las estaciones del tren, y esperando que el sonido de la guitarra, el acordeón y las letras de “Trago de amargo licor”, o “El Palomito”, de los Cadetes de Linares, logren detener el frenético andar de los pasajeros neoyorquinos y turistas, y al final de la jornada caigan por igual el esperado aplauso y que mejor, la merecida donación. Los otros, los recién llegados, son los trovadores que transitan de vagón en vagón, cargando todos ellos su instrumento, luciendo orgullosos sus trajes, botas y sombreros, cantando, bailando y saludando a los extrañados e indiferentes pasajeros en busca de una moneda, o quizá al menos una sonrisa que agradezca la canción: “Una moneda, güerita …. Thank you, thank you".

------------

*Entrevista realizada con los “Halcones de la Sierra” el 13 de septiembre de 2008 en Brooklyn. El dueto concluyó su participación en el  MUNY en abril de 2009.

Acciones de Documento
« Julio 2017 »
Julio
LuMaMiJuViDo
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net