Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs MUROS Y PUENTES

MUROS Y PUENTES

por Raúl Caballero Última modificación 13/08/2009 15:17

Ladridos de perro azul

MUROS Y PUENTES

Raúl Caballero

La tendencia conservadora es el signo de identidad de los Perros Azules y, al aferrarse a su tendencia quienes así se identifican, exhiben una reticencia ajena a la razón... partidista.

Hay partidarios de las dos grandes instituciones políticas de este país que, en ciertos momentos cruciales, se entrecruzan del rojo al azul y viceversa; es cuando se pierde la línea divisoria, muchas veces más por conveniencia que por convicción, y aquí señalamos el caso de los Perros Azules que pertenecen, ciertamente, al Partido Demócrata pero actúan como republicanos.

Son un puñado de legisladores —si bien demócratas— tan conservadores como casi todos los republicanos.

Los Perros Azules son miembros de un caucus que surgió en diciembre de 1994, me cuenta el amigo historiador Beto Calderón.

Por su parte otro amigo, el profesor de ciencias políticas Humberto Caspa, me explica: “Es una coalición política de la bancada demócrata. Se inició hace 15 años y hoy tiene 51 miembros. Insisten que son demócratas moderados y centristas, pero en realidad son consevadores en temas sociales y económicos. No son tan partidarios de las políticas de Barack Obama, muchos de ellos no están de acuerdo con la reforma de salud que él propone. Podemos decir que son ‘los Reagan demócratas’ de la Cámara de Representantes”.

Y una explicación más amplia se difunde en los medios en estas semanas de estira y afloja en torno al asunto de la reforma de salud. Se ha destacado por ejemplo que son demócratas que gracias a los estropicios o la impopularidad de la Administración Bush, ganaron en sitios tradicionalmente republicanos, pero sin embargo su ideología en temas como el aborto o el derecho a la posesión de armas se sostiene hombro con hombro con la postura republicana; asimismo son reacios al aumento de los impuestos o al incremento del gasto público y es en esto, precisamente, donde aparece en escena la identidad de los Perros Azules en lo de la reforma de salud.

*

Tanto la Cámara de representantes como los senadores se fueron al receso el día 8 de agosto, Obama esperaba que la reforma se aprobara antes de dicho receso, pero el asunto se postergó para retomarse en la segunda semana de septiembre, cuando volverán a sesionar.

En el impasse los Perros Azules dejaron sobre la mesa su exigencia: una reducción de los costos de la reforma propuesta y garantías para que Obama no imponga un plan a los consumidores. La balanza pareciera inclinarse a favor de los opositores de la reforma, es decir el grueso de republicanos y los Perros Azules, pues no votar antes del receso puede leerse como una batalla ganada, sin embargo Obama es un político que no suele sentarse a esperar que las cosas pasen. Volvió de la Cumbre de Guadalajara y se ha dedicado a impulsar, aclarar, volver a explicar su propuesta de modificación del sistema de salud, tal y como si estuviera en campaña electoral... y de alguna cierta manera sus acciones y discursos sí son una campaña, una campaña pro reforma de salud (ojalá así lo veamos cuando llegue el momento de la reforma migratoria). El presidente expone lo que ya había dicho antes de ganar la Casa Blanca, una reforma que protegerá a la población contra prácticas injustas de las aseguradoras y ofrecerá seguro costeable para todos. Falta desde luego que el pueblo que así lo entienda le pase el mensaje a sus legisladores, no hay mejor lobby que el que hace directamente la población; los legisladores demócratas por su lado están haciendo la tarea, también recorren las sedes de sus huestes respaldando (y explicando) la propuesta reforma.

El presidente asegura (repite) que los proveedores de cuidados a la salud ya aceptaron reducir costos y que las compañías farmacéuticas ya acordaron rebajar los precios para las personas mayores. Bajo su plan de reforma se lograría lo que hoy no existe: proveer de seguro médico a 46 millones que no lo tienen y ampliar las coberturas de servicio.

*

Los republicanos esperan ganarle una al presidente, hacer la primera de las suyas en la Era Obama, y tratar de iniciar así una escalada con la que intentarían desvirtuar las movidas y avances políticos de quien los desbancó del poder.

Y sí han movido el avispero.

Las peroratas de los habituales locutores ultra conservadores, que azuzan a una audiencia compuesta por la más diversa fauna de republicanos recalcitrantes para decir lo menos, junto a las andanadas de miembros notables de ese partido que ven en el bloqueo de esa reforma su oportunidad para comenzar el golpeteo al hombre que los derrotó y los dejó en la lona, rumiando resentimientos de una derrota que aún no terminan de concebir, le dan forma a una reacción que será cada vez más agresiva, más nutrida y que estará presente durante los años que Obama permanezca en la Casa Blanca.

Por otra parte la ferocidad de los Perros Azules, como suele ocurrir en casos así, es en el fondo miedo de que el gobierno vaya a asumir el control (con grandes costos) de la atención médica, pero el presidente y su secretaria de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius, enfatizan una y otra vez todo lo contrario.

No estaría de más que los demócratas en el Congreso sepan mediar (domesticar: volver estable en la Casa) con quienes darán la nota cada vez que asome un cambio trascendente como el que promete esta reforma y no pocas de las intenciones del presidente. En los momentos bisagra de la historia el azul debe permanecer azul a toda costa.

*

Pero en fin, agosto transcurrirá con la controversia puertas afuera del Congreso y ya se verá a principios de septiembre el desenlace, cuando efectivamente voten en favor o en contra de esta otra decisión que también puede catalogarse de histórica, pues de aprobarse dicha reforma, millones que hoy no tienen acceso a la salud lo tendrían.

Por ahora nos parece que la motivación de fondo de los renuentes azules, es la del opositor a los cambios, acaso por creer el escrupuloso refrán que reza: más vale malo por conocido...

Hoy por hoy Obama podría decir esa frase atribuida al Quijote: “Ladran los perros (Kathleen), señal de que avanzamos”.

 

[Más información de R.C. en www.antesdelcaos.com]

 

Acciones de Documento
« Noviembre 2017 »
Noviembre
LuMaMiJuViDo
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net