Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs MUROS Y PUENTES

MUROS Y PUENTES

por Raúl Caballero Última modificación 29/03/2010 11:05

El ojo en la mira

MUROS Y PUENTES

Raúl Caballero

De entre los recientes acontecimientos nacionales que como inmigrantes nos conciernen, quiero destacar dos que si bien van por diferentes vías, al final nos pueden beneficiar.

La reciente manifestación multitudinaria en Washington, la llamada Marcha Pro América a favor de una reforma migratoria, ha sido más que significativa y oportuna, puesto que se situó en el umbral del debate que ya se entrevé.

Los oradores participantes anticiparon diversos escenarios, algunos serán abordados durante el debate que sin duda será ríspido en muchos sentidos y, al calor de la pasión no pocos líderes sociales lanzaron sus reclamos a la Casa Blanca, le espetaron a Barack Obama su promesa (ya incumplida) de que la reforma se daría durante su primer año de gestión, y otros tantos amenazaron con un voto de castigo en noviembre próximo (en contra del presidente y su partido por supuesto) si la reforma migratoria se descarrila o se sigue posponiendo.

Unos días después tiene lugar la memorable votación con la que el Congreso aprobó, por unos cuantos votos la histórica reforma de salud y, apenas pasadas unas horas, el presidente firma la promulgación de la nueva ley. En torno a este hecho calificado como el que hará trascendente la Presidencia de Obama se ha señalado todo, pormenorizadamente, desde su contenido que beneficia a 32 millones que han estado sin seguro hasta sus repercusiones políticas; algo de esto último quiero señalar aquí, puesto que la virulencia de los republicanos (y un puñado de demócratas) que conformaron la oposición a esta reforma de salud nos ha permitido asomarnos a lo que viene: una campaña colérica de la oposición republicana para recuperar poder en las elecciones de noviembre.

Es bien sabido que desde que comenzó el debate por la reforma de salud, los republicanos apostaron todo, todo, a descarrilarla pues en ello les iba lo que consideran un “desagravio” a la apabullante derrota que Obama les propinó al ganar la Presidencia. No toleran que un hombre negro (e inteligente y buen político que no está en sus filas) esté ocupando la Casa Blanca. Por eso se convirtieron en el partido del “no” ante las propuestas y gestiones políticas del primer mandatario, por eso incluso se dejaron guiar por el radicalismo de lo que podemos llamar su brazo ‘’armado” (de improperios y epítetos groseros), el extremista Tea Party, ese grupo compuesto por la derecha de la derecha, y que al final los exhibió con el tremendismo de su intolerancia.

Y no perdamos de vista que estuvieron a un tris de lograrlo, por tantito no sólo echan al traste la reforma de salud, sino que con ella se hubiera ido la posibilidad de la migratoria y se hubieran seguido con fracturas mayores en el Partido Demócrata y sí, se hubieran llevado “entre las patas” a Obama y su Presidencia.

Pero Obama se la jugó y ganó: Hizo propuestas bipartidistas y se las devolvieron, pidió contrapropuestas y le dieron nada, terminó modificando su propuesta original, como se sabe, y a fin de cuentas supo ganarse al grupo de demócratas opuesto al aborto, aceptándoles que no se usarán fondos públicos para esos casos… ahí, al parecer, estuvo el tino (genial) final de Obama para alcanzar esta victoria. Por supuesto, falta tanto que decir para exponer aquí lo ganado, pero baste con repetir que las aseguradoras que imponían reglas y aumentos y abusos ya no podrán hacerlo; que se garantizará el servicio médico a niños y jóvenes sin trabajo; que quienes tengan padecimientos preestablecidos serán atendidos bajo un seguro médico, etc.

En fin, en fin, lo que quiero decir después de apuntar esta reseña, celebrable, de la hazaña de Obama, Pelosi, y demás guerreros demócratas es un mensaje a quienes en la Marcha Pro América (y lo vienen haciendo desde el inicio de esta Administración) profirieron límites terminales para sacar la reforma migratoria o que en su defecto promoverán votos de castigo. Hay que tener claro que Obama no se ha hecho para atrás en este propósito, hay que tomar en cuenta que Obama está de nuestro lado, y sobre todo no debemos perder de vista que la horda republicana con su radicalizado discurso, sus tambores de guerra con sus disonantes gritos de “socialista” y “asesino de niños” y “panelista de la muerte” y demás-estruendos-alborota-intolerantes… representa una verdadera amenaza no sólo para los candidatos demócratas en noviembre sino para la comunidad inmigrante, para los latinos, para los mexicanos, para todos nosotros.

Si pierde Obama (y sus partidarios) perdemos nosotros. Por eso hay que apoyarlo, dejar el discurso de que “la reforma migratoria ahora o votamos en tu contra”… no pido que bajemos la guardia en la exigencia de la necesaria reforma migratoria, pido que tengamos paciencia, que sepamos hacer política al lado de quien nos respeta… debemos cerrar filas con quienes nos apoyan, más temprano que tarde obtendremos la reforma migratoria, la lucha sigue, si se da en estos meses el debate y se da el tiempo propicio de su votación pues aquí estamos empujando; ahí se ven venir nuevas marchas y nuevas manifestaciones, ahí llega de nuevo el Día del Trabajo, estamos listos para participar y exigir y si los tiempos político-electorales dilatan dicho debate pues aquí seguimos sin quitar el ojo de la mira pero en este momento no nos disparemos al pie, el enemigo no es Obama y, aguas, no nos vayamos con la finta de que los republicanos están suavizando su discurso sobre migración. Votemos por los demócratas. Votemos por nosotros. Votemos por nuestros sueños.

 

Acciones de Documento
« Julio 2017 »
Julio
LuMaMiJuViDo
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net