Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Migrantes y Leyes: el Caso de Andres Bermudez

Migrantes y Leyes: el Caso de Andres Bermudez

por Alejandra Castaneda Última modificación 06/03/2009 21:57

Reflexion sobre la ley de nacionalidad y la manera en que la candidatura de Bermudez la activo, presentando las contradicciones en la misma como en la relacion entre el sistema politico y los migrantes mexicanos.

Analizar el discurso legal que rodea las vidas de los migrantes mexicanos implica considerar la manera en que este se materializa y se vuelve una realidad inevitable. Mas allá de esta afirmación, lo que importa resaltar es la manera en que cada ley, cada reglamento, cada código que se escribe termina por tener una traducción material en la vida de los migrantes. En otras palabras, el discurso legal toma vida en sus cuerpos, en nuestros cuerpos. La forma en que esto sucede toma distintas caras. Un ejemplo muy claro de ello  es, por ejemplo, el caso de Andrés Bermúdez (qdp) quien galvanizó con su incursión como migrante en la política mexicana las distintas contradicciones que la legislación mexicana contenía—y aún contiene.

 

La problemática que planteó la presencia como candidato de un migrante tanto al sistema político mexicano como a sus leyes y reglamentos se evidenció desde un principio. Cuando en 1996 el Congreso mexicano aprobó la ley de doble nacionalidad se planteó como una manera de reconciliar a la nación mexicana con sus migrantes. El principio de no pérdida de la nacionalidad mexicana fue establecido para que ningún mexicano que viviera en el extranjero y obtuviera otra nacionalidad perdiera la nacionalidad mexicana. Era una manera de ayudar a los migrantes mexicanos en Estados Unidos a proteger sus derechos y obtener nuevos derechos en ese país.

 

Cuando el “El Rey del Tomate” se presentó como candidato a la alcaldía de Jerez, Zacatecas, haciendo campaña como migrante, como empresario, como Zacatecano y Jereziano, nunca se imaginó que su caso terminaría en la corte electoral. Las elecciones las ganó a buena ley….con votos y tras una campaña que impresionó a muchos y molestó a otros tantos. Entre estos, el PRI local y estatal—muy molestos por su victoria--decidieron cuestionar la victoria de Andrés Bermúdez no por el clásico fraude sino porque, según ellos, el “Rey del Tomate” ya no era mexicano, porque según propio testimonio, tenía la ciudadanía norteamericana.  El Tribunal Electoral Federal terminó por anular el triunfo de Bermúdez no porque no fuera mexicano—la estableció conforme a la ley con su acta de nacimiento, su credencial de elector y la carta al Consulado mexicano solicitando la recuperación de su nacionalidad conforme la nueva ley de 1996. El problema que se encontró con su candidatura fue que al registrarse como candidato indicó que su residencia era en California. Eso lo excluyó ya que la residencia en la localidad, o el Estado, son un requisito para ser candidato. Así, el Rey del Tomate perdió en los tribunales tan solo para regresar en las siguientes elecciones y volver a ganar y continuar con una carrera política en la que siempre demostró—muy a su estilo—su compromiso con los temas migratorios y su interés por mejorar el país que tuvo que dejar cuando joven pero con el cual siempre tuvo el compromiso de volver. Su reciente muerte nos recuerda estas contradicciones tanto en la letra de la ley como en las acciones y las intenciones de la clase politica mexicana y su doble cara respecto a los migrantes mexicanos.

 


 

Acciones de Documento
« Noviembre 2017 »
Noviembre
LuMaMiJuViDo
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net