Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Migrantes: cargo de conciencia

Migrantes: cargo de conciencia

por Alberto Avilés Última modificación 13/08/2009 16:01

Justo cuando la situación de alrededor de 12 millones de compatriotas residentes en Estados Unidos es tan calamitosa como nunca, el acertijo no ha pasado de ser un cargo de conciencia para la clase política mexicana.

Migrantes: cargo de conciencia

Alberto Aviles

Justo cuando la situación de alrededor de 12 millones de compatriotas residentes en Estados Unidos es tan calamitosa como nunca, el acertijo no ha pasado de ser un cargo de conciencia para la clase política mexicana.

Si bien es cierto que en lo que va de la administración de Barack Obama las redadas que la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas realiza en los centros de trabajo han sido menos frecuentes, la demora en una reforma migratoria integral sigue ocasionando serias y a veces insalvables dificultades en materia de salud, empleo, vivienda y protección legal para los inmigrantes, tanto indocumentados como residentes permanentes.

Las deportaciones, inevitables cuando se carece de representación jurídica, fracturan año con año a millares de familias. Y los que se quedan deben subsistir en condiciones muy precarias, con demasiada frecuencia casi a salto de mata.

Mientras tanto, el actual gobierno mexicano continúa resolviendo dichos problemas tal como lo hicieron los regímenes priistas: con toneladas de retórica.

Pero no únicamente el gobierno federal se desentiende de la cuestión. Para la conformación de la nueva Cámara de Diputados, ningún partido político aceptó postular a un migrante como candidato por la vía plurinominal, como había venido ocurriendo desde hace nueve años.

Esta decisión dejó fuera de la representación parlamentaria a millones de mexicanos nacidos en territorio nacional que viven en el extranjero, y ejemplifica cómo el llamado México allende no figura en la agenda política del país.

Y no debe extrañarnos; gran parte de esta indiferencia se desprende del sentimiento bien arraigado, aunque muy bien disimulado, de que los emigrantes son algo así como desertores, individuos poco solidarios con las penurias por las que atraviesa la mayoría de los mexicanos.

Además, los mexicanos que viven en el exterior no votan, al menos no en elecciones intermedias ni locales, y en los únicos comicios en que teóricamente pudieron ejercer su derecho al sufragio, en 2006, las trabas burocráticas impuestas por el Instituto Federal Electoral redujeron la participación a un porcentaje ridículo.

Cuando hablo de retórica vs. acciones concretas me refiero, entre otras cosas, a lo ocurrido durante el sexenio pasado, cuando el entonces presidente Vicente Fox creó la Oficina Presidencial de Atención al Migrante, que más tarde fue reemplazada por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME), el cual en gran medida sirvió a Fox, y ahora al licenciado Felipe Calderón, como un resguardo institucional de su respectiva fallida política exterior.

Debo aquí mencionar que de 2006 a 2008 formé parte del Consejo Consultivo del IME y que, por lo tanto, soy juez y parte; conozco, pues, de primera mano, las entrañas de esta instancia exigua en la que, sin embargo, participan mexicanas y mexicanos muy entendidos y bien intencionados.

Debo aclarar, también, que la pertenencia al CC-IME es estrictamente honoraria; sus miembros no perciben sueldo ni prerrogativas y en ningún sentido representan al gobierno de México ni de éste reciben instrucciones.

En la VII Asamblea Plenaria del CCIME, en 2007, se nos mostró pretenciosamente a los consejeros el documento titulado México ante el fenómeno migratorio, un “consenso” alcanzado entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, las principales universidades, académicos renombrados, la “sociedad civil” e incluso la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en el que nuestro país reconocía su “corresponsabilidad” en el problema de la inmigración indocumentada hacia Estados Unidos.

Curiosamente, y resaltando el paternalismo con el que desde el poder han sido tratados los migrantes, los integrantes del CC-IME jamás fuimos consultados para la elaboración de dicho testimonio. Eso sí, lo presumieron como si nos hubieran hecho el gran favor de velar por los intereses de la comunidad emigrada.

Pero lo grave del asunto es no tanto que el CC-IME no cumpla sus cometidos, sino que esté siendo utilizado como el semillero de la estructura del Partido Acción Nacional en Estados Unidos, el llamado PAN-USA, que se construye en detrimento de la unidad de los clubes y federaciones de oriundos, fracturados cada día más por el activismo panista que pretende pintar de azul las dirigencias migrantes.

Dicha estrategia arrancó, formal y desfachatadamente, el 30 de septiembre de 2007, cuando durante el Primer encuentro nacional del PAN, en Los Ángeles, Vicente Fox y Manuel Espino, quien entonces era el presidente de dicho partido, tomaron la protesta a los integrantes del comité ejecutivo del PAN-USA, entre quienes destacaban, en puestos prominentes, numerosos integrantes del CC-IME.

Durante el evento, Fox afirmó que los migrantes “son gente extraordinaria llena de dignidad”, y, quebrándosele la voz, les profesó un “los quiero mucho”. Pero el idilio no duró más de unos minutos, pues cuando el hasta entonces representante del PAN en California, a quien dejaron fuera del programa y del micrófono, trató de leer a capela una denuncia por la selección “mediante dedazo” de los nuevos consejeros, los guardias de seguridad del recinto, armados, se le abalanzaron, lo derribaron, lo sujetaron boca abajo contra el piso y después lo esposaron. Ni Fox ni Espino, desde el presidium, intervinieron para impedir la agresión.

El año pasado la Federación de Clubes Jalisciences de California, una organización migrante de enorme tradición en Estados Unidos, destituyó a tres de sus directivos, responsabilizándolos de haber usurpado funciones y de representar, indebidamente, los intereses del PAN.

Este problema, justo cuando la unidad de las organizaciones de oriundos es más necesaria, permea hacia otras federaciones, que han quedado fragmentadas debido al anhelo panista de apoderarse de sus liderazgos.

Agotar el tema migratorio en una entrega, por supuesto, no es posible. Iremos, entonces, en sucesivos enfoques, uno por uno, abordando los componentes que lo integran.

Acciones de Documento
« Septiembre 2017 »
Septiembre
LuMaMiJuViDo
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net