Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Marchar o no marchar, un falso dilema

Marchar o no marchar, un falso dilema

por Marco Vinicio Gonzalez Última modificación 08/04/2009 10:43

Organizaciones defensoras de los inmigrantes anuncian nuevas marchas callejeras para el próximo 1 de mayo, como forma de presión política para obtener una reforma migratoria que legalice a unos 12 millones de indocumentados en Estados Unidos.

Marchar o no marchar, un falso dilema

Marco Vinicio González


Los organizadores de dichas marchas buscan por este medio recordar al presidente Obama la promesa que hizo en su campaña para reformar el sistema migratorio –“roto”-de este país.
Sin poder votar en las urnas por su condición migratoria, un recurso que les queda a los indocumentados es votar con los pies; es decir, marchar. Así lo hicieron en la primavera del 2006, y rebasaron todo registro que se tuviera en términos de números en la historia de las protestas callejeras de las luchas cívicas de este país, y desataron un debate sobre el tema que incidió (¿incendió?) en los más remotos rincones de la nación, y en los más diversos ámbitos de la vida social.

Cierto es que las marchas de entonces polarizaron la opinión general, y desataron la ira de las fuerzas más reaccionarias del país. Coincidentemente se desataron también una serie de medidas gubernamentales como las redadas y deportaciones, así como la emisión de más de mil propuestas de ley contra los inmigrantes indocumentados en diversos gobiernos locales. Es más, hasta en el interior de las organizaciones latinas hubo quienes comenzaron pedir moderación, evitar el uso de banderas nacionales, etcétera, para no molestar o crear una imagen de ingratitud en el país anfitrión, que por otro lado diera municiones al enemigo, y cosas por el estilo.

Hay quienes suponen que las marchas son cosas del pasado, que deben dar paso a otras tácticas políticas, como el cabildeo en el Congreso, enviar correspondencia escrita (faxes, cartas, correos electrónicos) y hacer llamadas telefónicas a los representantes políticos en ambas cámaras legislativas. Estos últimos tienen razón, lo único malo es que lo que plantean es una táctica excluyente, que genera –en mi opinión- un falso dilema. Yo creo ambas estrategias más bien son necesarias y complementarias.

Si se vuelve la vista a las luchas del pasado, por los derechos civiles de los negros o las del movimiento antibélico durante la guerra de Vietnam, por el voto de las mujeres, o las de los obreros en defensa de las conquistas laborales en Chicago o Detroit, por citar sólo unos ejemplos, se podría entender mejor el efecto persuasivo de las marchas callejeras en los cambios históricos de la sociedad.

Además, no hay que olvidar que en el pasado muy reciente, las marchas callejeras de los inmigrantes frenaron el ascenso de la tristemente célebre ‘Ley Sensenbrenner”, la HR 4437, que hubiera sido de nefastas consecuencias para la comunidad latina, y en general para los inmigrantes de reciente ingreso al país. Y hay que recordar también que durante estas marchas, la proclama de ‘hoy marchamos, maña votamos’ se concretó en las urnas, con la movilización previa de los inmigrantes y sus organizaciones para aumentar dramáticamente los procesos de ciudadanía, de por lo menos un millón de nuevos ciudadanos y la movilización del voto, que fue decisiva o crucial en la elección presidencial pasada, y que hoy nos permite vivir una nueva realidad política en la nación.

No obstante, el momento político que vive el país requiere de nuestra mayor inteligencia y mejor inventiva, de la suma y de no de la resta de elementos probados en las luchas del pasado, de nuestra colaboración en cada una de las trincheras en que nos movemos, porque ‘el tiempo apremia’ y ‘el horno no está para bollos’.

 Si no hay una definición de Obama en el próximo mes de mayo respecto a la reforma migratoria, lo más seguro es que se nos vengan encima los tiempos electorales del 2010, y con la crisis económica que vivimos esto sería suficiente para asegurar que el tema se pospondría para quien sabe cuando. Tal vez para una siguiente administración.

 ¿Por qué mejor no pensamos en qué más se nos ocurre, en lugar de restar?

Acciones de Documento
« Julio 2017 »
Julio
LuMaMiJuViDo
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net