Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Los combates por la historia: la inclusión de los migrantes mexicanos en los libros de texto gratuitos

Los combates por la historia: la inclusión de los migrantes mexicanos en los libros de texto gratuitos

por Rodolfo Hernández Corchado Última modificación 13/04/2010 21:57

El pasado 14 de febrero de 2010 en la ciudad de México, la Coalición por los Derechos Políticos de los Mexicanos en el Extranjero (CDPME) presentó el Manifiesto a la nación. En él la CDPME planteó cuatro propuestas para transformar y establecer una nueva relación del Estado con los migrantes mexicanos. Una de ellas es la inclusión de los mexicanos y las mexicanas en el extranjero en los libros de texto gratuitos.

Los combates por la historia: la inclusión de los migrantes mexicanos en los libros de texto gratuitos

Rodolfo Hernández

 

Por Rodolfo Hernández Corchado

 

El pasado 14 de febrero de 2010 en la ciudad de México, la Coalición por los Derechos Políticos de los Mexicanos en el Extranjero (CDPME) presentó, en conferencia de prensa, a la opinión pública el Manifiesto a la nación. En el documento de tres cuartillas la CDPME planteó cuatro propuestas para transformar y establecer una nueva relación del Estado con los migrantes mexicanos. Estas son: reforma al voto exterior, el derecho a la representación política, una reforma migratoria integral en México y la inclusión de los mexicanos y las mexicanas en el extranjero en los libros de texto gratuitos.

Respecto al último punto, la CDPME se reunió en marzo con el diputado José Trinidad Padilla López, presidente de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados para exponer el interés de la CDPME para que la historia de los migrantes sea incluida en los libros de texto gratuitos y de involucrar a todos los actores necesarios para llevar a cabo esto. Como expuso en la reunión Gonzalo Badillo, integrante de la CDPME, el reconocimiento de los mexicanos en el extranjero, y en particular en Estados Unidos, adquiere especial relevancia en este año de celebraciones centenarias y bicentenarias, sobre todo si consideramos que varias figuras de la revolución mexicana permanecieron exiliadas, (y en prisión) y participando directamente en la revolución desde Estados Unidos, como Ricardo Flores Magón y la Dirección de la Junta Organizadora del Partido Liberal.

En las últimas décadas hemos sido testigos de acalorados debates provocados por la distorsión y la mutilación de la historia en los libros de texto. En dichos debates, sin embargo, la historia de los migrantes mexicanos ha permanecido ausente. Su marginalización o exclusión  de la educación pública ha contribuido  así, a crear una visión fragmentada de nuestra historia nacional, -ya de por sí tratada de forma anecdótica y anodina en los libros de texto de educación básica- y una representación deformada de los migrantes mexicanos, en donde predominan los estereotipos, el racismo y el clasismo que representan a los mexicanos en E.U. como “migra-dólares”,  los “paisas”,  y que en algunos casos resultan curiosos por las formas culturales a través de las cuales expresan su pertenencia a la nación. Por lo tanto, la incorporación de los mexicanos y las mexicanos en los libros de texto nos da la posibilidad de acercarnos a esa otra parte de la historia nacional, de resarcir nuestro desconocimiento –como sociedad- de la experiencia migrante y comenzar a ver a los migrantes mexicanos no como objetos, sino como sujetos de derecho. En una sociedad tan racista y clasista como la mexicana esto será muy difícil, pero no es una tarea imposible.

La marginación de los migrantes mexicanos de la historia nacional se debe en parte a que nuestra historia oficial ha tenido como su eje la historia del Estado-nación mexicano. Se asume que los mexicanos, por el hecho de migrar, rompen su relación con el Estado, por lo que se debe proponer un enfoque verdaderamente transnacional que explore la historia de los mexicanos en ambos lados de la frontera y como parte de una misma totalidad. Por otra parte, su incorporación en la historia nacional oficial ha representado un dilema para la legitimidad del Estado mexicano ¿Cómo incorporar a un amplio sector de la población mexicana que a lo largo de más de cien años ha sido expulsado del país por distintas causas, pero fundamentalmente por la desigualdad económica y la opresión política? ¿Cómo abordar la negación de sus derechos políticos y laborales como migrantes cuando estos fueron negados en México? ¿Cómo reconocer y valorar las luchas políticas y obreras de los mexicanos en E.U., cuando en México han sido aplastadas y reprimidas? La solución ha sido excluirlos de la historia. La propuesta de la CDPME, y si ésta es retomada por otros actores,  abre la posibilidad de una importante rectificación.

Sin embargo, ¿cuál es la historia deseable en los libros de texto? ¿Cómo evitar la posibilidad de que ésta sea tratada de una forma anodina y en donde predominen las anécdotas o el relativismo cultural hoy tan de moda en algunos enfoques transnacionales?

La inclusión de los migrantes mexicanos en los libros de texto debe tener en cuenta que es necesario tomar como punto de partida la transformación mundial y nacional de la producción y la economía. En cualquier interpretación de la historia se debe observar este hecho fundamental de la vida social. Las tranformaciones económicas y políticas que han causado la migración, como por ejemplo: la desindustrialización de la economía estadunidense en los 70’s, la liberalización de la economía mexicana, la destrucción del campo, la industria nacional y el mercado interno mexicano deben ser tomadas en consideración como base de una explicación orgánica de la migración mexicana contemporánea.

La historia de los mexicanos y mexicanas en Estados Unidos es también la historia de la formación de un mercado regional de trabajadores que se integran a la economía de E.U. en condiciones de explotación, discriminación y criminalización.

¿Cuál historia queremos? Habrá que proponer la inclusión de una historia social, no individual. Los individuos son relevantes en la historia social en tanto son portadores de ideas, formas de organización social, económica y política en contra del saqueo, el despojo, la discriminación, la segregación racial y que traen consigo la transformación o la impugnación de un sistema de relaciones o la conservación de éste. Los individuos –Berth Corona o César Chávez por ejemplo- deben y pueden ser incorporados como representantes de fuerzas sociales que lucharon por transformar las adversas condiciones sociales, políticas y económicas de los migrantes mexicanos.  La migración mexicana es cada día más diversa, y esta diversidad debe reflejarse en una historia que incorpore a los distintos grupos socio culturales y geográficos que conforman la migración mexicana: campesinos, obreros, indígenas, jóvenes, mujeres, niños, etcétera.

Esta historia puede incluir, la incorporación de los migrantes mexicanos a las formaciones políticas dominantes en Estados Unidos –sindicatos, partidos políticos, iglesias, universidades- y su influencia en los programas de estas formaciones para incluir reivindicaciones propias como la reducción de la jornada laboral, el mejoramiento de las condiciones laborales de los migrantes indocumentados, la reunificación familiar, o el acceso a la educación para ellos y sus descendientes.

Además, se puede poner especial atención en la historia de las organizaciones creadas por los propios migrantes para reivindicar sus derechos, como el reconocimiento de derechos políticos frente al estado, incluyendo el voto en el extranjero o la representación política; la creación de organizaciones que reivindican los derechos no sólo como  trabajadores, sino como indígenas, mujeres, o jóvenes sin acceso a la educación superior por ser indocumentados, así como las organizaciones binacionales.

Si la lucha de los mexicanos en el extranjero ha sido por el reconocimiento de sus derechos políticos –frente al estado mexicano y al estadunidense, es necesaria, por lo tanto, una historia que reconozca a los mexicanos en el extranjero no como víctimas de la explotación, la discriminación,  y el racismo sino como sujetos de cambio, como sujetos de la historia. ¿Cómo incorporar la historia de los migrantes mexicanos? Sin duda habrá muchas posturas al respecto. Sin embargo la historia de la migración mexicana es demasiado importante como para ser dejada únicamente en manos de los especialistas y los historiadores de la migración, por lo que deberán ser los propios migrantes mexicanos en lo individual y colectivo quienes elaboren las propuestas de una historia que por sus implicaciones tan profundas para México, debe ser la historia de todos.

Acciones de Documento
« Mayo 2017 »
Mayo
LuMaMiJuViDo
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net