Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Los caminos de la migración indígena

Los caminos de la migración indígena

por Alejandra Castañeda Última modificación 22/01/2010 08:58
— archivado en:

Comentario breve y general sobre las caracteristicas de la migracion indigena de Mexico a Estados Unidos

Los caminos de la migración indígena

En general, todos los caminos de la migración indígena empiezan con un largo viaje que se hace como parte de una forma de vida, como una estrategia familiar, o como una solución a situaciones de pobreza cada vez más apremiantes. Sin duda el cruce de la frontera, sea este por Tijuana, por Matamoros, o por las rutas más peligrosas del desierto, es vivido con miedo y con duda, y marca la experiencia migratoria de todos los indígenas migrantes. Asimismo, dependiendo de la región de origen, cada grupo tiene su propia dinámica, rutas y destinos migratorios.

Los indígenas, al migrar, llevan consigo un bagage cultural que los distingue como migrantes dentro del contingente mayor de migrantes mexicanos. Con la migración, sus espacios sociales, económicos y culturales se expanden, se alargan y transforman. A través de una multiplicidad de intercambios y del sostenimiento de las redes familiares y comunitarias, además de la creación de nuevas redes, se construyen comunidades sostenidas en un espacio geosocial ampliado, donde se entrecruzan procesos económicos y políticos; donde se intercambian y crean nuevos y viejos objetos, lo mismo que lenguajes, imágenes e imaginarios, fiestas y prácticas religiosas, nuevas y no tan nuevas tecnologías; donde continúan las tradiciones y aparecen otras nuevas.

En tanto que los migrantes indígenas siguen los caminos construidos a través de sus parientes y paisanos en una primera instancia,  una vez insertados en las rutas y espacios migratorios se encuentran con una nueva identidad, donde ésta pasa de pensarse a partir de la comunidad de nacimiento a una identidad común con la de otros pobladores de la región de origen con quienes se comparten costumbres, lengua, creencias, fiestas y problemáticas. Aunado a esto, al cruzar la frontera geográfica, en un proceso muy particular de racialización, su existencia como indígenas se borra ante los ojos de la sociedad que los recibe y se vuelven mexicanos o latinos quedando escondida su particularidad cultural.

La migración indígena internacional de México a Estados Unidos se caracteriza principalmente por que su intensidad y cantidad se incrementaron de manera significativa en la última década del siglo XX y en la primera del siglo XXI. Así, en estos últimos 20 años el número de migrantes indígenas, provenientes en particular de la zona sur-sureste del país, conocida como la región emergente que incluye los estados de Yucatán, Chiapas, Oaxaca, y Guerrero, ha crecido de manera exponencial. En este sentido, según estimaciones del CONAPO, casi un millón de migrantes mexicanos provienen de la región sur-sureste, y dado que estos estados cuentan con un alto porcentaje de población indígena, puede afirmarse que su migración ha venido a darle nuevas formas y características a la composición de la migración Mexicana en Estados Unidos. Aunque los principales estados emisores de migración indígena internacional son los arriba mencionados, también debe tenerse en cuenta la migración de estados de la zona centro del país como Hidalgo, Puebla, el Estado de México y el mismo Distrito Federal. Así, de acuerdo a información del INEGI, los grupos indígenas que tienen los mayores porcentajes de migración son los mixtecos, nahuas, otomis, purépechas, zapotecos y mayas.

Conforme los grupos indígenas entran a los Estados Unidos, experimentan retos culturales y linguísticos en las áreas de empleo, acceso a servicios sociales, educación, e integración social. Ante esta realidad un común denominador es que en casi todos los casos se termina por formar organizaciones sociales y políticas que les permiten articular su etnicidad para enfrentar mejor los retos de su experiencia migratoria. A través de estas organizaciones  los indígenas migrantes apoyan proyectos comunitarios ya sean religiosos, deportivos, festivos, de infraestructura, o defienden sus derechos y causas comunes  como son la defensa legal con traductores, acceso a servicios de salud, o la defensa de sus derechos laborales y políticos, entre otros.

En general, es en el campo donde la mayoría de los indígenas empieza su vida de migrantes internacionales como es el caso de aquellos que migran a California, Oregon, las Carolinas, Florida, Texas, entre otros.  Por ejemplo, la mayoría de los migrantes oaxaqueños a E.U. en el período 2001-2005 provenían de las zonas rurales del estado las cuales son, en su gran mayoría, de origen indígena. Del total de esta población, casi un 40%  (38.2) realiza actividades del sector primario en Estados Unidos, es decir, se dedica a actividades agrícolas.  De entre las migraciones más recientes destaca la de Yucatán y Chiapas. Estas generaciones de nuevos migrantes provienen de las poblaciones más aisladas, son en general monolingües, además de contar con menor experiencia migratoria internacional y situaciones económicas más apremiantes lo que las vuelve vulnerables a  abusos en toda la cadena migratoria—desde el enganche, el trayecto, el cruce, las jornadas laborales en Estados Unidos, el pago,  las condiciones de vivienda y de vida,  por mencionar algunos aspectos. Empero, aunque los migrantes indígenas provienen principalmente de zonas rurales de México y van a zonas rurales de Estados Unidos,  también hay generaciones de indígenas urbanos que desde las ciudades inician su historia de migrantes transnacionales. En Estados Unidos su presencia no se restringe solamente a los trabajos agrícolas sino que también se han diversificado y participan en el sector servicios y profesional.  

Los indígenas al migrar viajan con historias personales y colectivas y a través de su experiencia migratoria crean y recrean su vida personal y su identidad colectiva. Así, vemos a comunidades de migrantes indígenas que han rearticulado sus tradiciones con los nuevos espacios sociales que han encontrado. Sin duda, las  Guelaguetzas que los indígenas de Oaxaca organizan en distintas ciudades de California—Los Angeles, San Diego, Fresno, San Jose, Santa Cruz—son una muestra de estos procesos de reinvención de tradiciones y de rearticulación cultural. Igualmente, las celebraciones religiosas se trasladan con los migrantes quienes las recrean en los espacios en que viven como una forma de mantenerse conectados y establecer la pertenecia a sus comunidades y a su nueva realidad social.

Acciones de Documento
« Noviembre 2017 »
Noviembre
LuMaMiJuViDo
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net