Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Latitud 32. Un universo desplazado

Latitud 32. Un universo desplazado

por Abbdel Camargo Última modificación 11/02/2011 08:36

¿Cuántas trojes de maíz hay que empeñar para el viaje?

Latitud 32. Un universo desplazado

Abbdel Camargo

1.

¿Cuántas trojes de maíz hay que empeñar para el viaje?

Hace ya algunas décadas los indígenas Nahuas del norte del estado de Guerrero se han incorporado de forma contundente a los circuitos de migración domésticos e internacionales. Se regaron por diversas geografías empezando por los recuerdos del negro hollín en sus cuerpos y las manos astilladas por el trabajo de la zafra de caña en Veracruz. Se empujaron al centro del país para el corte de tomate en el estado de Morelos, ampliando sus tiempos de migración y aumentando sus ingresos. El campo comunal y la parcela familiar se fueron yendo por el abandono: Era más redituable trabajar la tierra productiva de otros, que empecinarse por la tierra agreste y abandonada de los apoyos gubernamentales de las comunidades indígenas. La vía capitalista se implanto en las sociedades campesinas, desplazando al campesino pobre del campo para convertirlo en el obrero marginado de las ciudades: se buscan la vida y el desplazamiento se convirtió en la única opción. Así lo decían en los pueblos: “Quedarme para sobrevivir o salir para progresar”

Con ellos se llevaron sus saberes y sus oficios. Gente que sabe trabajar el campo y gente que trabaja la artesanía, encontraron en los nichos turísticos de las playas mexicanas otra opción productiva. La gente del municipio de Copalillo desde hace décadas deambula con sus hamacas por las playas mexicanas y los sitios coloniales del centro del país ofreciendo sus tejidos; los de Olinala venden sus cajitas ricamente olorosas en los puestos coloridos donde también hay pinturas de amate; la cerámica florida expuesta en Taxco y la Ciudad de México; la talla de madera de palofierro que dan forma a numerosas figuras animalescas y barquitos de vela vendidas en múltiples ciudades y Playas también. De cocineras y albañiles, de ayudantes de casa a obreros en las Centrales de abasto, los nahuas de Guerrero salen a buscarse la vida.

Así desde Cancún hasta Ensenada; de las tierras cálidas del golfo hasta las playas de Puerto y Nuevo Vallarta en Jalisco y Nayarit respectivamente, dan cuenta de la conformación la diáspora indígena participando de la contienda productiva nacional.

2.

La troje es una estructura destinada a almacenar los granos y cereales cosechados en los ciclos agrícolas. En los pueblos indígenas y campesinos cobran relevante papel pues se relacionan con la provisión de alimento. Es el granero familiar que se podía compartir con la comunidad en circunstancias de escases; sirve como granero de reserva para proveer alimento a los animales y tiene además una relación simbólica con la forma de representar al mundo, pues el grano a resguardo es el precioso maíz, que se cuida y guarda para alimentar a los hombres y se ofrenda a los Dioses; su estructura física y orientación geográfica se relaciona con la ubicación de los hombres en el mundo ya que es entrada al universo fértil, expuesto regularmente en las alturas, en el centro de los solares de las casas como símbolo de dotación rica del alimento precioso al resguardo de los hombres: la troje es el símbolo de bienestar comunal, de seguridad alimentaria y recurso simbólico de contacto divino. Es la casa del maíz, el maíz como origen del cosmos y el hombre como resguardo y participe de ese universo.

3.

Se siguieron regando. Muchos alcanzaron las economías agrícolas de los campos de hortaliza fértiles en el noroeste del país: como jornaleros vivieron y trabajaron bajo la sombra del tomate, el cebollin, el pepino y la fresa. Aprendieron a trabajar bajo los ardientes invernaderos que el mercado de exportación impuso para ampliar los ciclos productivos: de dos se paso a tres ciclos en un año. Siguieron migrando y moviéndose por los campos de algodón en Mexicali y Calexico; por los surcos de fresa de San Quintín Baja California y Ocean Side, California; cortando tomate y pintando papel amate en Maneadero, Ensenada; se buscaron la vida.

Con ese ritmo de desplazamiento y trabajo los pueblos de origen fueron paulatinamente abandonados pues sus pobladores se asentaron en los sitios de trabajo: buscarse la vida implica abandonar una preexistente.

Ahora muchos pueblos del norte de Guerrero están abandonados; casas grandes construidas con material duro se erigen en las colinas escarpadas de las montañas cálidas del estado sin ocupantes; la gente que se fue ya no retorno; se fueron a trabajar y ya no más regresaron, se fueron dejando sus trojes descomponiéndose al aire libre, muchos los vendieron para costear las primeras salidas. Ya no se siembra el maíz, ya no se ofrenda a la tierra y sus Dioses, ya no se necesitan trojes. El Universo cambio de sitio y el maíz se pudrió. 

Acciones de Documento
« Agosto 2017 »
Agosto
LuMaMiJuViDo
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net