Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Latitud 32. La casa del sur

Latitud 32. La casa del sur

por Abbdel Camargo Última modificación 29/08/2010 23:24

A los paisanos los regresaron por Tijuana, a Mario después de que lo habían agarrado ya cuatro veces...

Latitud 32. La casa del sur

Abbdel Camargo

Esta es la familia de Mario. Rosa, su esposa, esta enferma del riñón y aún así tiene que irse al “fil” a levantar los baldes del tomate, el pepino y las cajas de fresa. Cuatro fueron las hijas que Mario tuvo con Rosa. Ninguna de ellas va a la escuela y dos de ellas ya van a trabajar. La mayor no tiene problemas en el campo, porque aunque es más chica, dice que tiene 16 años y con eso le dan su tarjeta para –rayar-. El Mayordomo Baltasar sabe que no es cierto, que aún no se le debería permitir el trabajo, pero como ve jodida a la familia él siente que es una forma de apoyar a la paisanada.

La más chica es el problema porque aunque Rosa la esconde en el balde o entre las ropas aún así la checan y a veces no le quieren dar trabajo a ninguna de las dos. Esto le trae consecuencias con Mario y con el Campero porque si un día faltan al  “fil”, la temporada alta en que llegan mas trabajadores del sur, los acomodan con otra familia en el mismo cuarto del Galeron y la verdad dicen que eso es muy incomodo, así que a veces mejor la niña se queda a cuidar a sus hermanitos.

Mario acaba de regresarse del otro lado, estuvo un año en la cárcel en California. Ya le había dicho Rosa en una carta que le envió con Antonio –su sobrino- que ya se dejara de ese trabajo y que se regresara, porque ella se preocupaba de que nunca estuviera con ella, y el otro día se le enfermo la niña y no pudo recurrir a nadie, que casi nadie le quiso o  le pudo prestar.

Mario, en la única carta que le contesto en tres años, le dijo que se esperara, que le estaba yendo bien y que pronto iba a mandar por ellos para que se fueran mejor a vivir a Tijuana, que ahí les iba a ir mejor y que si las cosas salían bien él solo hacia otro cruce y se regresaba por ellos al Valle, que porque ya se había hartado también. Mario se hizo pollero en Tijuana.

Esa noche iban a llegar paisanos de Mario, provenientes de Oaxaca, e iba a llevarlos a Madera en California a la temporada del cherry y la mora. Salieron por Tecate, caminaron un rato y la “border patrol” los pesco. A los paisanos los regresaron por Tijuana, a Mario después de que lo habían agarrado ya cuatro veces, está ves lo mandaron a la cárcel. Después de un año encerrado Mario regreso al Valle de San Quintín en Baja California. Llego con Rosa y no les pudo traer nada a sus hijas.

Mario ahora trabajando en el “fil” se arrepiente de no haber juntado nada, dice que le iba re bien, que en un ratito se juntaba sus veinte mil pesos, pero que sólo y en Tijuana…, entre los amigos, el trago y las mujeres, el dinero se le fue.

Al menos le queda el consuelo de que ayudo a muchos paisanos a conseguir buena chamba y a sacarlos de apuros cuando no le podían pagar por cruzarlos al otro lado; como eran sus paisanos, aunque nunca los volvería a ver él no les cobraba y hasta les prestaba para los primeros días en que agarraban trabajo…

Ahora en el campo El Vergel, Mario y Rosa se entretienen por las tardes con una televisión que ella saco en abonos, las niñas se salen a jugar a los campos y dice Rosa que Mario ya esta pensando encargar hijo pa´ ver si ahora si le sale el varoncito…

 

Acciones de Documento
« Noviembre 2017 »
Noviembre
LuMaMiJuViDo
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net