Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs El Brazo y la Espalda

El Brazo y la Espalda

por Javier Perucho Última modificación 20/07/2010 15:29

Cómo han sido representados los migrantes mexicanos en el arte, cómo su cultura, tradiciones e idiosincrasia se registran en las disciplinas artísticas mexicana, chicana, estadounidense, europea y latinoamericana. En principio como símbolo, indicio y emblema. ¿De qué? Esta columna intentará responder tal interrogante.

El Brazo y la Espalda

Javier Perucho © DR, Barry Domínguez, mmx

SAGA DEL ARGONAUTA EXTERMINADOR

 

Javier Perucho

Joaquín Murrieta fue el último rebelde que defendió a su comunidad del despojo, el avasallamiento y el racismo. Pájaro Amarillo, el nombre cheroqui del periodista John Rollin Ridge, estableció el mito del héroe y el bandido californiano en Life and Adventures of Joaquin Murieta, the Celebrated California Bandit (San Francisco, 1854), obra que en su ejecución combinó el testimonio, la crónica y la ficción, ayuntados a los recursos del reportaje.

Vida de Joaquín Murrieta es el primer trasvase al español de ese cronicón, debido a un profesor universitario radicado en California; se trata de una descripción sin artificios de “la vida y el carácter” del bandolero que asoló los antiguos dominios mexicanos arrancados por el gran zarpazo imperial de 1848.

En su temprana juventud, cansado de la incertidumbre que imperaba en una nación en germen, Murrieta, nacido mexicano, decidió probar suerte en el país vecino. El Golden Rush entonces se encontraba en su más cálida temperatura. “Tenía entonces dieciocho años, era un poco más alto de lo normal, delgado pero de robusta complexión y activo como un tigre joven. Su tez no era ni muy morena ni muy blanca, sino clara y brillante, y de su apariencia se ha dicho que era, en esos tiempos, en extremo guapo y atractivo”, escribió Rollin Ridge.

En California trabajó en la explotación de un rico filón de oro, en compañía de “una bella muchacha sonorense”, mas la buena fortuna fue truncada por la intromisión de una banda integrada por white trash, que les exigió, con los argumentos que mal otorgan los prejuicios de la pimentación de la piel y la antipatía de esos hombres de baja estofa, abandonar el yacimiento. Joaquín no se arredró y se opuso con gallardía a la ofensa, pero fue reducido y su esposa mancillada. Junto con su esposa, abandonó la mina para establecerse en un fértil valle arrinconado entre las montañas. Empero los sueños del argonauta estaban lejos de cumplirse: otro grupo de facinerosos localizó su apacible refugio y lo expulsó con el reclamo de ser un “infernal intruso mexicano”. Tales expulsiones no bastaron para negar su derecho y acallar su honor mexicanos. Luego abandonó la minería para establecer una casa de juego. Al regresar de una visita familiar, fue acusado de robar la montura en que cabalgaba: su castigo fue amarrarlo a un árbol para azotarlo; el hermano, quien le había prestado el caballo supuestamente hurtado, sin juez ni juicio, fue ahorcado.

La tiranía de los prejuicios, la crueldad, el despojo y el ultraje que se ciñeron sobre su vida y propiedades, lo empujaron a clamar venganza. De ahí en adelante, se esparció una estela de sangre y muerte en su nombre. La saga del bandolero: asaltos, secuestros, correrías; atracos, ejecuciones, tropelías y asesinatos; más venganzas, otra sangre derramada.

Por el carisma, instrucción, inteligencia y naturaleza de líder nato, a Joaquín Murrieta lo acompañaba una horda de forajidos mexicanos, capitaneada por el sanguinario Juan Tres Dedos, el adolescente Reyes Feliz, el combativo Claudio, Joaquín Valenzuela (compañero de armas del cura guerrillero Jarauta) y Pedro González, espía y ladrón de caballos. Con ellos sembró el terror al rendir su venganza contra los anglosajones, aunque chinos, holandeses y franceses que se tropezaron con él, también se convirtieron en sus víctimas.

La odisea del argonauta vuelto ángel exterminador finalizó cuando una partida de rangers, encabezada por el capitán Harry Love, le dio caza en una hondonada. Ahí murió acribillado. Al cadáver de Joaquín Murrieta le fue cercenada la cabeza para probar su identidad y así poder hacer efectiva la recompensa —por entregarlo vivo o muerto— que se ofrecía de mil dólares. Entonces nació el mito, que se incrustó en los cuerpos afables del cine, la narrativa, el teatro y la poesía, y en los géneros más afines a la oralidad: la leyenda y el corrido. Ese mito pertenece a cuatro de las comunidades que conforman el melting pot estadounidense: mexicanos, chicanos, anglosajones y cheroquis.

Por su formación universitaria y procedencia geográfica (Chile), el traductor Carlos López Urrutia da cuenta minuciosamente en los textos introductorios de las historiografías estadounidense y chilena relativas a Murrieta y sus repercusiones en el corpus literario chileno. Sin embargo, olvida sus incrustaciones en las tradiciones culturales mexicana, chicana y latinoamericana.

La primera aparición mexicana de esta “figura de la mitología bárbara”, se debe a la pluma y afanes editoriales de Irineo Paz, quien en 1908 publicó, al decir de López Urrutia, la versión nacional de Vida y muerte del más célebre bandido sonorense, Joaquín Murrieta; al decir de su nieto, Octavio, el abuelo inicia la publicación de la saga latinoamericana del argonauta exterminador con “el primer relato en español de sus aventuras”. El Nobel mexicano también nos explicó una minucia lingüística, la duplicación de la vibrante múltiple: “Al pasar del inglés al español, Joaquín ganó una ere en su apellido.”

A su vez, las diversas metamorfosis de esa figura de la barbarie en la literatura chicana se encuentran en fecha tan temprana como 1860, en Joaquín Murrieta, de Brígido Caro, o en la cuentística de Adolfo Carrillo, quien en Cuentos californianos (1922) inserta otra reinvención del mito en el relato “Joaquín Murrieta”; más tarde, hacia el apogeo del renacimiento chicano, Rodolfo Corky Gonzales publica I am Joaquín (1969), título que retoma un pensamiento de afirmación e identidad de Murrieta —se encuentra en la narración de Pájaro Amarillo—, quien montado en su corcel, se agacha para susurrar al oído de sus enemigos, “Yo soy Joaquín”, para luego incrustarles un plomazo.

Jorge Luis Borges nunca incluyó en su Historia universal de la infamia el relato que recrea, una vez más, el mito del bandido convertido en héroe aztlanense. Quien quiera localizarlo, en la revista Sur lo encontrará desgajado de las Obras Completas.

Chile disputaba la nacionalidad del mito al país del que emergió. Disputa que quedó zanjada en Joaquín Murrieta, el Patrio, de Manuel Rojas (Baja California, edición de autor, 1986), quien ahí demuestra irreprochable y documentalmente la nacionalidad del protohéroe chicano.

Joaquín Murrieta, un personaje con tema y circunstancia que finalmente heredó Pablo Neruda, con quien obtuvo la celebridad poética en el mundo de habla hispana por el drama en verso Fulgor y muerte de Joaquín Murieta, bandido chileno injusticiado en California el 23 de julio de 1853 (1967).

Carlos López Urrutia afirma en una de sus notas a la edición que se conoce una sola foto del patriota; reproducirla en páginas liminares del volumen hubiera sido uno de sus aciertos. Uno solo, pues la edición inusualmente está muy descuidada y la traducción es un engendro.

Al final del “Apéndice”, López Urrutia afirma que “Murrieta, el Patrio para los mexicanos, el feroz Murrieta de la leyenda, no fue chileno. ¡Gracias a Dios!” Dejo pasar la ironía y su sarcasmo. Olvida que, junto con Jacinto Treviño, Gregorio Cortez y Juan Nepomuceno Cortina, los otros bandidos sociales, Joaquín Murrieta dio origen a uno de los mitos fundadores de la comunidad chicana; es la raíz, la razón y el símbolo de su resistencia cultural.

 

Vida de Joaquín Murrieta

John Rollin Ridge (Pájaro Amarillo)

Introducción, traducción y notas de Carlos López Urrutia, México, Libros del Umbral, 2001, 150 pp.

 

Buzón: cuatario@gmail.com

Bitácora: cuatario.blogspot.com

 

Acciones de Documento
« Noviembre 2017 »
Noviembre
LuMaMiJuViDo
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net