Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs EL 5 DE MAYO Y LA DOCTRINA MONROE

EL 5 DE MAYO Y LA DOCTRINA MONROE

por Rodolfo Hernández Corchado Última modificación 01/05/2012 11:27

Muchas personas en E.U.A. suponen, erróneamente, que el Cinco de Mayo es el día de la independencia nacional de México y lo festejan como propio, a pesar de que la famosa batalla de Puebla tuvo lugar en 1862, cuando México ya tenía 40 años como país independiente.

EL 5 DE MAYO  Y LA DOCTRINA  MONROE

Leonardo Ffrench Iduarte

 

Por Leonardo Ffrench Iduarte


                 EL 5 DE MAYO  Y LA DOCTRINA  MONROE

Muchas personas en E.U.A. suponen, erróneamente, que el Cinco de Mayo es el día de la independencia nacional de México y lo festejan como propio, a pesar de que la famosa batalla de Puebla tuvo lugar en 1862, cuando México ya tenía 40 años como país independiente.

Según historiadores mexicanos y estadounidenses, esta falsa creencia tiene varias causas, básicamente políticas, algunas muy complejas pero todas relacionadas entre sí.

Para ofrecer una respuesta somera que tenga sentido, es necesario presentar una relación cronológica de algunos hechos que ubican al Cinco de Mayo (1862) en contexto histórico.

El día  de la independencia nacional de México es el l6 de septiembre, porque el domingo l6 de septiembre de 1810 el cura Miguel Hidalgo y Costilla exhortó a feligreses de su parroquia en Dolores, Guanajuato, a  iniciar una guerra contra  el mal gobierno español que, a la  postre, derivaría en la independencia.

Esta guerra duró 11 años y 11 días. Concluyó el 27 de septiembre de  1821. Desde ese día México es una nación independiente.

En 1823, el presidente de E.U.A. James Monroe proclamó su famosa  doctrina “América para los americanos”…

En 1836 Texas declaró su independencia de México. No de España, como también suponen erróneamente algunos estadounidenses. Diez años más tarde, en 1846, comenzó la guerra entre México y E.U.A. en virtud de la anexión de Texas, un año antes, a este último país.

Al término de dicha guerra, en 1848, México perdió la mitad de su territorio de entonces, que incluía los actuales estados de California, Nevada, Utah, Arizona, Nuevo México y Texas, así como partes de  Wyoming, Colorado, Kansas y Oklahoma.

Una de las batallas decisivas de esta guerra fue la de Chapultepec, en la ciudad de México, el 13 de septiembre de 1847, cuando el General Winfield Scott derrotó al ejército mexicano que incorporaba en sus filas a los cadetes del Colegio Militar, entre quienes se encontraban los llamados Niños Héroes, pues su edad fluctuaba entre los 13 y los 17 años. Desde entonces, el 13 de septiembre es un día que se honra anualmente en México, con la bandera nacional a media asta.

Durante los siguientes años, los mexicanos conmemoraban sus luchas heroicas desde el 13 hasta el 16 de septiembre, con ceremonias  cívicas y festejos en los que el pueblo profería abucheos e insultos contra estadounidenses y españoles.

A pesar de que en esos años no existían medios instantáneos de comunicación, sino tan sólo un incipiente servicio telegráfico y el correo, los líderes políticos en Washington, D.C. estaban al tanto de esas expresiones populares de hostilidad y resentimiento y, consecuentemente, temían que si llegaban a oídos  de  los  miles de mexicanos que permanecieron en los territorios “comprados” por E.U.A., éstos  se solidarizaran con sus compatriotas al sur del Río Bravo y se generara un clima de violencia social en esos territorios.

Entretanto y por otra parte, al principio de la  década de los 1860s España,  Francia  e  Inglaterra  consideraron intervenir militarmente en México como consecuencia de su dificultad para pagar su deuda externa y de los daños sufridos por nacionales de esos países durante la guerra de independencia (1810-1821) y las guerras civiles que se sucedieron entre realistas vs. republicanos, centralistas vs. federalistas y liberales vs. conservadores.

España e Inglaterra decidieron finalmente no intervenir. Francia lo hizo por sí sola, animada por la invitación y el apoyo que le ofrecían miembros del Partido Conservador de México y ante la posibilidad de recuperar posiciones y posesiones en el continente americano, habida cuenta, además, de que tanto México como E.U.A. estaban inmersos en  sus respectivas guerras civiles. Esta última afirmación es respaldada por el hecho de que México le adeudaba 70 millones de pesos de entonces a Inglaterra, 9.5 millones a España y únicamente 2.8 millones a Francia.

Es así que, en 1862, tiene lugar la gran batalla del Cinco de Mayo, en la que un diezmado ejército mexicano de campesinos e indígenas zacapoaxtlas derrotó al ejército francés, uno de los mejor equipados y más profesionales de esa época.

Esa batalla, sin embargo, no fue sino el principio de una larga confrontación militar que duraría hasta 1867, cuando los liberales mexicanos, encabezados por  Benito Juárez, presidente del México independiente desde 1858, derrotaron definitivamente al Partido Conservador con sus aliados franceses, a cuyo frente estaba el emperador “importado” Maximiliano I de Hapsburgo, quien rigió parcialmente en México desde 1864.

En conclusión, la batalla del Cinco de Mayo representó una excelente oportunidad para que líderes políticos estadounidenses pudieran “conquistar” a los  nuevos ciudadanos de origen mexicano  -e  incorporarlos en la filosofía  de la Doctrina Monroe,-   anunciándoles con bombos y platillos que la victoria del ejército mexicano el Cinco de Mayo representaba “la independencia de México respecto de Francia”, cuando en realidad se trataba del último intento fallido  de una potencia europea de reconquistar territorios en el continente americano durante el  siglo 19. Para ello, promovieron grandes festejos cívicos que  a) aprovechaban la natural alegría que casi todo ser humano experimenta cuando, viviendo lejos de su patria, se entera  de victorias  de sus compatriotas en su país de origen, y b)  neutralizaban el posible efecto negativo, por contagio, de las expresiones de hostilidad y resentimiento que tenían lugar entre el l3 y el 16  de septiembre de cada año en México.

Otra razón para que se festeje el 5 de Mayo con mayor fervor en las regiones “hispanas” de E.U.A. que en México mismo es el hecho que, si el ejército francés hubiera ganado esa batalla, hay documentos que sugieren que se habría aliado a los Confederados en E.U.A. a fin de, entre otros propósitos, recuperar Louisiana para Francia y detener el expansionismo y la penetración estadounidense en América Latina. Consecuentemente, según escribe el ilustre historiador del siglo 19 don Justo Sierra, la victoria mexicana el 5 de mayo sirvió no sólo para proteger la integridad territorial de lo que quedó de México, sino también, aunque involuntariamente, la de Estados Unidos.

Otras causas que han contribuido para aumentar el encanto del 5 de Mayo en E.U.A. fueron las luchas sociales encabezadas por César Chávez en la década de los sesentas del siglo veinte, pues muchas  tuvieron  lugar durante la primavera, cuando no hay muchos  días festivos  comercializables  en E.U.A. Tan es así, que se dice que el 5 de mayo es el día en que más cerveza se consume en toda la Unión Americana.

Finalmente y a mayor abundamiento, en varias regiones de E.U.A. algunas personas añaden sus propias razones locales. Es así que en algunos lugares de Texas, por ejemplo, consideran  que uno de los principales motivos para festejar el 5 de Mayo es que el General Ignacio Zaragoza, que encabezó al ejército mexicano en esa gloriosa  batalla, había nacido en Goliath  o Bahía del Espíritu Santo, ubicada en ese estado, a pesar de que cuando nació (1829),  Texas era todavía parte del territorio mexicano. En Nueva York por otra parte, donde reside un grupo numeroso de poblanos desde mediados del siglo veinte,  hay quienes  aseguran que la tradición nació en esa ciudad y sus festejos se extendieron al resto de la Unión Americana.

El Cinco de Mayo es, ciertamente, un día de fiesta nacional en México, pero la intensidad de sus celebraciones no se compara ni remotamente    con la que tienen los festejos en  regiones de Estados Unidos  con alta densidad de población hispana, en general, o mexicana en particular, salvo en Puebla, donde cada año se realiza un simulacro de la histórica batalla.

Acciones de Documento
« Julio 2017 »
Julio
LuMaMiJuViDo
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net