Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Apuntes para la historia de "Defeños por sus Derechos Políticos en el Extranjero" (DDPE).

Apuntes para la historia de "Defeños por sus Derechos Políticos en el Extranjero" (DDPE).

por Claudia Villegas Delgado Última modificación 27/04/2012 15:28

En las elecciones presidenciales del 2006, los mexicanos en el exterior pudieron votar por primera vez. Este precedente histórico fue resultado de un movimiento ciudadano que conecta la lucha del movimiento migrante, sobre todo en Estado Unidos, con la continuidad de la lucha por obtener derechos políticos plenos para los mexicanos que viven en el extranjero. En 2012, los ciudadanos del Distrito Federal que radican temporal o de manera permanente fuera del país, podrán asi mismo votar por el cargo de Jefe de Gobierno. Este derecho, es también una conquista histórica en la que nuevamente el movimiento ciudadano y el movimiento migrante han sido protagonistas e impulsores de un arduo proceso legislativo que culmina con el reconocimiento del derecho de los defeños a votar en el 2012. El presente artículo recoge una parte importante de la memoria de esta historia de participación y lucha ciudadana.

Apuntes para la historia de "Defeños por sus Derechos Políticos en el Extranjero" (DDPE).

Claudia Villegas Delgado

Por Claudia Villegas Delgado    

El 14 de febrero de 2010 en conferencia de prensa en la ciudad de México se hizó público el Manifiesto a la Nación, suscrito por integrantes de la Coalición por los Derechos Políticos de los Mexicanos en el Extranjero (CDPME). Este documento era el inicio de una nueva etapa del movimiento migrante en el imperativo de recordar a los gobernantes y al pueblo de México, que en el año del bicentenario de la Independencia y centenario de la Revolución mexicana, el pueblo migrante mexicano reafirma su voz, su identidad y su espíritu de lucha para demandar de este gobierno la defensa de la soberanía, la democracia y el desarrollo del país. Obtener el derecho al voto de los mexicanos en el exterior para por vez primera votar en las elecciones presidenciales del 2006, fue un avance sin precedentes en la lucha del movimiento migrante por ejercer los derechos políticos de los mexicanos que radican fuera del país, y es testimonio histórico del interés de participar activamente en las decisiones y en la vida democrática de México.

 

El Voto Defeño está en el aire

Los temas del voto de los mexicanos en el exterior, y el derecho a la representación política, constituyen el centro de una iniciativa ciudadana –de la cual formo parte– que en abril de 2010 se constituye en la agrupación Defeños por sus Derechos Políticos en el Extranjero (DDPE). Proponemos impulsar las reformas legales que permitan a los ciudadanos del Distrito Federal que radican temporal o de manera permanente fuera del país, votar por el cargo de Jefe de Gobierno, y ser votados para obtener representación política en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

El derecho al voto, es un derecho universal que está garantizado por la Constitución mexicana. En 1996, se dio la primera reforma constitucional para reconocer la titularidad de los mexicanos en su derecho y obligación de votar “independientemente del lugar en donde se encuentren el día de las elecciones” (Art.36) . El 28 de junio de 2005, el Congreso mexicano aprobó la legislación para reglamentar la implementación del voto de los mexicanos en el extranjero a partir de las elecciones del 2006. Asi pues, si el voto de los mexicanos en el exterior constituye una reafirmación de este derecho constitucional, como defeños, nuestro derecho de participar en las elecciones locales de Jefe de Gobierno es un legítimo y debiera ser consecuencia de este proceso de ampliación de los derechos políticos de los ciudadanos mexicanos en el exterior.

Por otro lado, la representación política de los mexicanos que viven en el exterior en el Congreso de la Unión, y por ende, la necesidad de ampliar este derecho a los oriundos del Distrito Federal y de los diferentes estados en los órganos de gobierno estatales y municipales, es una demanda que complementa el derecho universal al sufragio, pues garantiza mediante la acción afirmativa la participación de los ciudadanos en la vida política y la toma de decisiones en sus lugares de origen.[i] La Asamblea Legisltiva del Distrito Federal (ALDF), en la reforma que hiciera al Art. 95 del Código Electoral del Distrito Federal el 10 de enero de 2008, hizo explícta la viabilidad del voto defeño en la elección de Jefe de Gobierno para los ciudadanos del Distrito Federal residentes en el extranjero. Los ciudadanos que participamos en DDPE, somos concientes que dicha posibilidad requiere aún de un proceso legislativo complejo para que ese derecho pueda ejercerse efectivamente en las elecciones del 2012, de ahí nuestro llamado para sumar a esta iniciativa la fuerza de otros ciudadanos, funcionarios, académicos, legisladores, autoridades electorales, y organizaciones de migrantes.

El reconocimiento y ejercicio de los derechos políticos como pueblo migrante, como ciudadanos mexicanos, y como oriundos del Distrito Federal, no puede circunscribirse, o en todo caso verse obstaculizado por los múltiples candandos que impone el carácter territorial del Estado mexicano y su sistema electoral, ni a reformas legislativas, o a los costos operativos y mecanismos logísticos que en la práctica los han limitado. Es ante todo la obligación moral y constitucional del Estado el reconocer y garantizar la igualdad de derechos de todos sus ciudadanos. Y en ello, vale la pena insistir en que el pueblo migrante, es una fuerza política activa de ciudadanos mexicanos –con derechos y obligaciones– independientemente del lugar donde se encuentren.

En 2006, el Insituto Federal Electoral (IFE) estimaba un universo potencial de votantes mexicanos (con credencial de elector) residentes en el extranjero de 4.2 millones.[ii]  Así mismo, la distribución porcentual de los mexicanos residentes en el extranjero y de los emigrantes temporales era la siguiente, en orden de importancia: California, Texas, Illiniois, Arizona, Georgia, Colorado, Nueva York, Carolina del Norte, y Florida.[iii] De acuerdo a estos mismos datos, el número de ciudadanos que se inscribieron en la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero (LNERE) fue de 40, 876, registrados en 80 países distintos, la mayoría de ellos en los Estados Unidos (87.49%). Al concluir el proceso electoral las boletas electorales que cumplieron con los requisitos para su escrutinio y cómputo sumaron un total de 32, 632 votos válidos de electores residentes en en el extranjero.

Ahora bien, de acuerdo a la distibución nacional de la LNERE, para las elecciones presidenciales del 2006 se registraron ciudadanos de las 32 entidades del país, con el Distrito Federal y Jalisco, como las entidades con el mayor porcentaje de ciudadanos residentes fuera del país, 6, 281 y 5, 047 respectivamente.[iv] En esta elección el voto de los defeños en el extranjero fue el mayor entre las entidades de origen, con 5, 401 votos recibidos y contados (16.5% del total).[v] De la activa participación de los chilangos residentes en el exterior en este proceso electoral, concluye Juan Manuel Sandoval, “se deduce que éstos han emigrado con un caudal de capital social y político muy importante, y que es necesario profundizar en el análisis y la difusión de estos aspectos entre la propia comunidad de defeños migrantes para su propio beneficio”.[vi]

Desde su inicio, como DDPE hemos buscado el diálogo con diferentes actores locales, entre ellos, la ALDF, el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (SEDEREC), y la Jefatura de Gobierno (a través de la Secretaría y Subsecretaría de Gobierno), con el objetivo de ser los propios defeños quienes encabecemos la demanda, el análisis y la difusión que amerita el tema de nuestro derechos electorales en el extranjero . Estos actores coinciden con nosotros en la viabilidad política de impulsar el voto de los defeños en el extranjero para el cargo de Jefatura de Gobierno. No obstante han señalado, y en algunos casos, objetado algunas cuestiones presupuestales y operativas que en la práctica  –como de hecho sucedió con el sufragio federal en el extranjero– podrían limitar la participación y reducir de manera impornante el universo de defeños que podrían ejercer su derecho al voto, en el 2012 o en elecciones subsecuentes.[vii]

El 14 de julio de 2010, DDPE convocó junto con otras organizaciones al Foro “El Voto de los Defeños en el extranjero y su representación en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal”, en la ciudad de México, al cual fueron invitados actores institucionales, representantes de organizaciones de defeños en el extranjero, académicos, activistas, y estudiantes interesados en el tema. El foro propuso “impulsar el estudio, la discusión y una ruta de trabajo legislativo para hacer realidad el voto por Jefe o Jefa de gobierno de los defeños en el extranjero y su representación política en la ALDF para el año 2012”,[viii] y en este sentido, debe reconocerse su relevancia en la historia del movimiento migrante, y en la construcción de una cultura y una verdadera vida democrática en nuestro país. Las contribuciones de este foro, lo señalamos en su momento, fueron muchas, pero es importante reiterar el compromiso que en esta reunión defeños residentes y emigrantes en distintas partes del mundo refrendamos para defender nuestros derechos políticos, y apoyar el trabajo respecto a las iniciativas de reforma que ya están presentado algunos legisladores en este mismo sentido.[ix]

Este primero foro, por otra parte,  generó expectativas políticas y organizativas realistas para superar el voto de los mexicanos  y defeños en el exterior en el 2006. Colocar a la ciudad como vanguardia en la promoción y respeto de los derechos políticos de los mexicanos que viven en el extranjero es de ellas. De cumplirse, como allí lo señalara Armando Vázquez Ramos, el Distrito Federal se colocaría como la primera entidad federativa que tuviera voto y voz activos. Como lo demostró el voto de los mexicanos en el extranjero en el 2006, nuestro voto es viable políticamente y lo es también en términos presupuestales si se llevan a cabo reformas electorales y legislativas que perfeccionen la totalidad del sistema de votación que tenemos, que en la práctica limita y encarece el procedimento del voto, elevando su costo para el Estado y para los votantes mismos.[x] Por otro lado, hace falta todavía elaborar un perfil de los defeños que radican o han emigrado al extranjero, saber saber quiénes son, cuántos son, dónde están, y de qué manera pueden ejercer su voto. La moneda está en el aire. Al momento de escribir este texto, la ALDF estaba por concluir  su periodo ordinario de sesiones, y como parte de los trabajos para reformar el Código Electoral del Distrito Federal, los grupos parlamentarios de los diferentes partidos políticos representados discutían varias iniciativas para promover una reforma político electoral que reconozca el derecho al sufragio de los defeños en el extranjero. De lograrse esta reforma, queda para el movimiento migrante, el trabajo organizativo de difusión y promoción del voto. El debate, como lo advirtiera Raúl Ross en el Foro, debe ganarse no solamente en el terreno legislativo, sino en el académico, en los medios de comunicación y sobre todo, en la opinión pública.

Bibliografía y documentos citados

Coalición por los Derechos Políticos de los Mexicanos en el Extranjero. 2010.  Manifiesto a la Nación. Revista electrónica “Blogs” de Huellas Mexicanas. El Sitio de los Migrantes Mexicanos en Estados Unidos. En: www.huellasmexicanas.com

CDPME, DDPE, SECHF/ DEAS-INAH, Proyecto California-México, Democracia más allá de las Fronteras. Boletín de Prensa, 19 de Julio de 2010. Revista electrónica “Blogs” de Huellas Mexicanas. El Sitio de los Migrantes Mexicanos en Estados Unidos. En: www.huellasmexicanas.com

 

Instituto Federal Electoral. 2006. Informe Final sobre el Voto de Mexicanos Residentes en el Extranjero. Tomo II. Consultado en línea.

 

Sandoval, Juan Manuel, 2008. “El Voto Chilango en el Exterior”. Ponencia presentada en el Seminario Internacional de Verano 2008: “Migración: Diálogos”, realizado en el Centro Universitario de Lagos, Universidad de Guadalajara, Lagos de Moreno, Jalisco, del 14 de julio al 3 de agosto.

 



[i] Las legislaciones locales de Zacatecas y Michoacán incluyen reformas legislativas que reconocen derechos electorales de sus oriundos en el extranjero.

[ii] De acuerdo con Sandoval (2008), para ese mismo año se estimaba en 12 millones el número de mexicanos nacidos en México y que se encuentran en Estados Unidos, de éstos, 6 millones vivían en situación irregular.

[iii] Informe Final sobre el Voto de Mexicanos Residentes en el Extranjero. Tomo II.

[iv] Ibíd.

[v] Para un análisis detallado de la migración internacional de los defeños, y del perfil político del defeño o chilango en el extranjero, véase Sandoval (2008).

[vi] Ibíd, p. 9.

[vii] Además del costo del proceso electoral, la discusión de los aspectos instrumentales y técnicos del voto defeño, es en este sentido muy similar a la que se está llevando a cabo para impulsar las reformas al voto de los mexicanos en el extranjero, entre otros estos aspectos: las modalidades de registro y emisión del voto, y la propuesta de credencialización en el extranjero.

[viii] Los convocantes fueron: la CDPME, el Seminario Permanente de Estudios Chicanos y de Fronteras, DEAS-INAH, el Proyecto California-México, del Departamento de Estudios Chicanos y Latinos, Universidad Estatal de California en Long Beach, y Democracia más allá de las Fronteras. El texto completo de la convocatoria puede consultarse en la revista “Blogs” de Huellas Mexicanas.

[ix] Véase Boletín de Prensa, 19 de Julio de 2010, en: revista “Blogs” de Huellas Mexicanas.

[x] De manena dominante,  se ha objetado por ejemplo, el alto costo que tuvo la totalidad del proceso electoral del 2006 en el extranjero. El presupuesto original para el proyecto del Voto Migrante aprobado para el IFE fue de 265 millones de pesos. El presupuesto final rebasó los 300 millones de pesos. De ello se ha deducido equívocadamente que el voto defeño resultaría muy elevado. Sin embargo, recordémos que entre otros costos, cada uno de los 32, 632 ciudadanos que emitieron su voto en el extranjero, pagó 10 dólares para enviar la boleta electoral  por correo postal certificado a México.

 

 

* Este artículo forma parte del libro El Voto de los ciudadanos del Distrito Federal en el extranjero, coordinado por Gonzálo Badillo, y publicado en México por Democracia más allá de las Fronteras, Sederec-Gobierno del Distrito Federal, 2010.

 

 

 

Acciones de Documento
« Marzo 2017 »
Marzo
LuMaMiJuViDo
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net