Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Cómo llegaron los purepechas al valle de Coachella.

Cómo llegaron los purepechas al valle de Coachella.

por Rodolfo Hernández Corchado Última modificación 15/06/2011 07:42

Actualmente los purepechas constituyen un segmento significativo de la fuerza de trabajo en Coachella, una de las más antiguas áreas agrícolas en California. Fue en los campos de uva del valle en donde en 1965 los trabajadores agrícolas filipinos se fueron a huelga dando origen posteriormente la formación de los United Farm Workers.

Cómo llegaron los purepechas al valle de Coachella.

David Bacon

Cómo llegaron los purepechas al valle de Coachella.

Por David Bacon

Thermal, CA.- La calle de Pierce parece como una avenida de cualquier ciudad lo suficientemente vieja para llamar a una calle con el nombre de un presidente del siglo XIX. Pierce es una delgada calle asfaltada que corre entre arbustos y palmas secas a lo largo de arenas alcalinas y con costras. Dirigiéndose hacia Salton Sea, a 12 millas al sur de Coachella, el pueblo más cercano, la calle de Pierce atraviesa por el campo de trailers de Duros.

El desierto pertenece a los indios Torres Martínez Desert Cahuilla, una tribu de indios nativo americanos, cuyo nombre es Mau-Wal-Mah Su-Kutt Menyil, o Venado de luna entre las palmas. En 1876 cuando el gobierno de Estados Unidos reconoció a la tribu, Toro fue el nombre del pueblo y la agencia indígena Martínez administraba la reservación. De ahí viene el nombre compuesto de Torres Martínez.Chicanitas

 El campo de trailers de Duros se localiza en el territorio de la reservación, junto con un parque de trailers hermano, Chicanitas, en la cercana avenida diecisiete. Juntos, crean una situación única. Esta pequeña reservación es la casa de unos pocos cientos de indios nativo americanos, es decir, indígenas cuyas tierras se encuentran dentro de la actual frontera de Estados Unidos. Actualmente, la reservación es también la casa de un gran número de indígenas migrantes mexicanos purepechas, originarios del estado de Michoacán. Más de 2000 purepechas viven en los dos campos, y el número de migrantes que residen aquí llega hasta los 5000 durante el período de cosecha en los campos aledaños.

 Actualmente los purepechas constituyen un segmento significativo de la fuerza de trabajo en Coachella, una de las más antiguas áreas agrícolas en California. Fue en los campos de uva del valle en donde en 1965 los trabajadores agrícolas filipinos se fueron a huelga dando origen posteriormente la formación de los United Farm Workers. Actualmente, no queda ningún filipino en los campos de Coachella. Hoy, el trabajo que realizaban hace medio siglo –recoger uvas y limones y cortar lechuga- es realizado por migrantes indígenas mexicanos.Coachella

 Los trailers en Duros no se encuentran en buenas condiciones. La gente viene aquí buscando un lugar en donde vivir después de que el condado de Riverside ordenó la demolición de trailers semi derrumbados en otros pequeños asentamientos fuera de la reservación. Harvey Duro, por quien Duros es conocido por ese nombre, firmó un contrato para arrendar la tierra de la tribu, y el campo creció rápidamente al mismo tiempo que la gente era forzada a encontrar un lugar en donde vivir. Chicanitas se expandió por la misma razón.

 Finalmente, Duros también fue amenazado con la demolición, pues sus trailers generalmente se encontraban en peores condiciones que aquellos que el condado había ordenado demoler. En el 2008, el juez de distrito de Estados Unidos, Stephen G. Larson, ordenó la remodelación de los trailers y la infraestructura del campo. Inmediatamente, la organización California Rural Legal Assistance comenzó a defender mejores condiciones de vida para los residentes, pero a la vez se opuso a cualquier demolición. En abril de 2009, el juez Larson estuvo de acuerdo con ellos. Demoler nuevamente los trailes y re localizar a los residentes “podría crear una de las migraciones forzadas más grandes en la historia de este estado,” declaró, comparable a las dimensiones de la reclusión de los japoneses-americanos en Manzanar. Un custodio fue nombrado para el campo de Duros, y de acuerdo con Meregildo Ortiz, presidente de la comunidad purepecha del valle de Coachella, actualmente las condiciones son mucho mejores.

La mayoría de los residentes en Duros y Chicanitas no hablan inglés o español, pero hablan un lenguaje que ya era cientos de años antiguo cuando Colón  desembarcó en las Américas. Cada mes de diciembre, los purepechas practican la danza de los ancianos. También es parte de su identidad cultural. Entrada la noche, en Chicanitas, largas filas de jóvenes se mueven alrededor de los trailers al compás de la música de las guitarras y los cornos en una imitación estilizada del andar pausado de los ancianos. Se están preparando para la procesión que finalmente realizarán hacia la iglesia en Mecca, a una cuantas millas de allí. Pero la práctica también introduce a los niños a la cultura en la que han nacido. Y mientras la línea serpentea y se arrastra, el humo de la madera quemada de una fogata que calienta una olla con café aderezado con canela y que todos compartirán cuando termine la práctica,  se eleva en el oscuro cielo.Sin título

La gente no gana mucho dinero recogiendo limones o uvas. Los empleos sólo se mantienen durante la temporada de cosecha y muchos tienen que abandonar el valle al menos una parte del año mientras van siguiendo la cosecha en otro lugar. Sin embargo, bailar juntos en el desierto es parte de lo que mantiene unida a la comunidad  purepecha en estos dos campos de trailers –es una de las razones por las cuales se regresa.

Pedro González fue uno de los primeros purepechas en dejar su lugar de origen para viajar a Estados Unidos en busca de trabajo. Después de tres décadas, miles de purepechas se le han unido. Él fue el primer presidente de la comunidad. Actualmente tiene 60 años de edad y vive en un trailer con su esposa Dorotea González Fosar. En una entrevista con David Bacon, recordó la historia de la migración purepecha que dio origen a los campos de Duros y Chicanitas.

 Crecí en Ocumichu, Michoacán, un pueblo purepecha. Cuando era pequeño, nadie sabía hablar español. Cuando le preguntabas a alguien en español mientras trabajaban en los campos, simplemente se seguían de largo porque no entendían lo que les preguntabas. Sufres cuando no conoces el idioma. Mi padre no era purepecha, sólo mi madre, así que él nos enseñó español cuando éramos jóvenes.

 Vine por primera vez a Estados Unidos en 1979. Cuando llegué a Riverside no me pagaron durante dos semanas. Sobrevivimos comiendo tortillas y naranjas. Trabajábamos en los campos de naranjas y naranjas era lo único que comíamos. Alguien nos prestó unos cuantos dólares y pudimos comprar un paquete de tortillas. Nos tenemos que ayudar unos a otros, incluso cuando sólo necesitas un dólar. Cuando recuerdo esos días me dan ganas de llorar pues no sabíamos que hacer.El campo de Duros

Hoy, en Duros o en Mecca puedes ir a cualquier lugar y hablar purepecha con cualquiera. Pero cuando llegamos no era así. No tenía con quien hablar. Viví con un afro-americano en Palm Springs durante dos meses y me sentí muy solo. Hoy, las generaciones más jóvenes dicen que nuestros recuerdos de lo que sufrimos no son reales y que es una exageración. Eso me hace sentir muy triste.

En aquel tiempo caminamos por dos noches y dos días para cruzar la frontera. Actualmente cuesta $1,500 y hasta $3,000 por cruzar la línea. Tienes que trabajar por mas de dos o tres meses para ganar ese dinero. Anteriormente no tenías que pagarle a ninguna persona para que te ayudara a cruzar, pero hoy es mucho más difícil y los coyotes cobran muy caro. Yo solía ayudar a la gente a cruzar por $300 dólares y no había muchos problemas. He ayudado a otros a cruzar y nunca me pagaron. Lo olvidaron. 

Puedo decir que actualmente hay alrededor de 3000 purepechas en el área. Habemos muchos. Tan sólo en Riverside deben haber 1500 personas. Nuestro pueblo de origen en Michoacán también ha crecido mucho. Solía ser un pequeño pueblo, pero ahora es más grande. Hace unos cuantos años realizaron un censo en México y encontraron que había cerca de 8000 indígenas viviendo en las colinas de esa área de Michoacán. Y diría qua la mayoría aún viven ahí, pero hay muchos de nosotros en todo Estados Unidos. Estamos esparcidos en Palm Springs, Coachella, Indio y Riverside.

Aquí en el parque de trailers de Duros había solo cuatro trailers cuando llegué en 1999. Lentamente la gente comenzó a llegar y todo comenzó a crecer. Ahora, yo creo que deben de ser cientos de personas en estos dos parques: Duros y Chicanitas.

Aquí, dependiendo de la temporada del año, la mayoría de nosotros trabajamos recogiendo limones y uva. Me gusta trabajar en la cosecha del limón porque te pagan por pieza y no por hora. Si trabajas por hora, te pagan sólo $7 dólares la hora. En cambio por pieza, puedes ganar $1,500 dólares cada dos semanas. Si realizas pequeños trabajos aquí y allá es suficiente para vivir. Sin embargo el pago por pieza recogida te hace trabajar más rápido, y a mucha gente no le gusta porque no les gusta trabajar duro. Por ejemplo, hoy terminé nueve filas mientras que otros sólo hicieron cinco.Sin título

El dueño del parque es un buen hombre, es un indio nativo-americano. Incluso me ha ayudado a mi y a mi familia a llenar nuestros papeles de inmigración y sólo nos cobró $500 dólares cuando otros nos pudieron haber cobrado $2,000.

Solíamos tener muchos problemas (antes de que el estado tomara el control del parque). Uno de los principales problemas era la falta de seguridad. En una ocasión, mi esposa escuchó que tocaron la puerta después de que habíamos salido a trabajar. Ella pensó que habíamos regresado y abrió. Era un intruso. Ella gritó y el intruso huyó, pero los guardias no pudieron hacer nada para protegernos.

La renta del trailer cuesta casi $250 dólares y si incluye la limpieza, el agua, y la seguridad la renta sube a $300 dólares. Es bastante difícil si tu salario es de $7 u $8 dólares. El precio del gas sigue subiendo pero los salarios no. El costo de la comida es elevado. Gasto más de $300 dólares cada vez que compro comida. Si la gente decide no ir a trabajar un día, eso tiene un impacto tremendo en su economía, pero la gente no hace eso porque necesitan el dinero. Una vez, participamos en una huelga, pero había otras personas que realmente necesitaban trabajar. Fueron a trabajar a los campos a pesar de que les dijimos que no lo hicieran.

Mis hijos están aquí legalmente y estoy solicitando la residencia legal para mi último hijo. Todos hablan purepecha, que es el idioma que hablamos en la casa. Mi esposa no habla muy bien el español. Al principio rechazó aprenderlo porque dijo que no lo necesitaba. Pero ahora se da cuenta de lo necesario que es hablar inglés en este país.

Cuando mis hijos eran pequeños teníamos un vida humilde en México. Solían correr por los alrededores con hoyos en sus ropas. Pero ahora nuestra vida ha cambiado. Ahora si su ropa tiene un pequeño rasguño, quieren tirarla de inmediato. Incluso desperdician mucha comida. No conocen el valor de las cosas.

Mi familia aún conserva sus tierras ejidales. Mi hermano vendió su parcela cuando vino la reforma a la ley agraria, pero yo aun conservo la mía. Mi padre murió pero mi madre aun sobrevive, así como la madre de mi esposa. Nunca nos olvidamos de ellos y continuamente les enviamos dinero.

No creo que mis hijos vayan a regresar a Michoacán para vivir. Aún cuando algunos de ellos nacieron allá, cuando vamos de visita siempre quieren regresar. Sin embargo no creo que vayan a perder su lengua y su cultura viviendo aquí. Nosotros mantenemos las tradiciones purepechas, con sus danzas, sus bodas, bautizos y quinceañeras. Nos ayudamos unos a otros. Hay muchos purepechas aquí, así que todos se  sienten como en casa. Tal vez algún día regrese a vivir a México, pero no se cuando. No he regresado en años. No tengo ni siquiera credencial de elector. Nunca he votado en mi vida.

 

Traducción: Rodolfo Hernández Corchado.
Nueva York, NY.
Publicado originalmente en New Media, 2011.
Acciones de Documento
« Junio 2017 »
Junio
LuMaMiJuViDo
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net