Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Ciudadanos, Residentes e indocumentados… la vida cotidiana de los oriundos del Valle de Tangancícuaro, Michoacán en California, E.U. (VIII de…)

Ciudadanos, Residentes e indocumentados… la vida cotidiana de los oriundos del Valle de Tangancícuaro, Michoacán en California, E.U. (VIII de…)

por JIMI Última modificación 27/02/2011 00:26

Lo que a continuación les presento, es la octava de varias entregas consecutivas de la crónica de mi viaje por el estado de California, Estados Unidos durante el verano del 2008, que realicé con la idea de conocer de manera cercana, aunque algunas unas veces más y otras veces menos, la vida cotidiana de los oriundos del Valle de Tangancícuaro, Michoacán.

Ciudadanos, Residentes e indocumentados… la vida cotidiana de los oriundos del Valle de Tangancícuaro, Michoacán en California, E.U. (VIII de…)

Iván Jiménez Maya

Un día en los campos de fresa de Watsonville (Parte 3 y última)

Después de insistirle al mayordomo el Lirio, para entrar a pizcar fresa al surco y sus reiteradas negativas, el compadre, dueño del campo, llegó...

En eso llegó Pepe al campo, y después de saludarnos efusivamente, claro a mi amigo el migrante más que a mí, y preguntarnos algunas cosas, fue el momento para insistirle que me dejara pizcar, ya que con su compadre no había prosperado la petición. Y Pepe, menos preocupado que su compadre, el Lirio, me dijo: está bien, éntrale” y el compadre no tuvo más remedio que decir, “pues si se quiere calar, ándele, agarré un carrito, una caja y métase al surco y cálese”, y pues yo ni tardo ni perezoso a calarme, para vivir mi experiencia migrante en el fil, pizcando fresas.

Después de dos largas horas en que estuve estropeando el campo de fresas agachado, ante la mirada del Lirio, estaba yo sudando la gota gorda y aparte con una lentitud que daba lástima... En una de esas el Lirio, al verme así de lento, y con otras preocupaciones enfrente se metió a echarme la mano para que ya terminara pronto y dejara de estar perjudicando el cultivo y quitándole su valioso tiempo… pasadas dos horas, el estudiante de posgrado, remedo de pizcador, terminó. Siempre ante la mirada inquisidora del Lirio. Eso sí, con mis cinco cajas de fresa, sintiéndome realizado (y eso que nada más fueron d-o-s  h-o-r-a-s).

Al terminar de pizcar, la verdad, sentí miradas de los compas que si estaban pizcando en serio, como diciendo, y este porque viene hacer esto, para demostrar qué, si se ve que no tiene la necesidad como nosotros y aparte no da una… Al otro día al despertarme, tenía un dolor un poco fuerte que me impidió levantarme de la cama al primer intento, y fue cuando mi amigo el migrante me volteó a ver  y esbozando una sonrisa me preguntó: ¿qué ya te enteraste qué si tienes cintura?”.

Me imagino lo que han de pasar los migrantes los primeros días que realizan ese arduo trabajo, ha de ser el infierno y aparte tenerlo que hacer al otro día y así sucesivamente, por otros cinco, seis, siete y hasta ocho meses… y con el plus de estar expuestos a los agroquímicos con que rosean esas perfectas y apetecibles fresas… porqué sí, imagínense una fresa con un color rojo homogéneo, forma perfecta y que ocupa la palma de la mano, increíble… pero a un costo humano muy alto. 

Acciones de Documento
« Abril 2017 »
Abril
LuMaMiJuViDo
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net