Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Ciudadanos, Residentes e indocumentados… la vida cotidiana de los oriundos del Valle de Tangancícuaro, Michoacán en California, E.U. (VI de…)

Ciudadanos, Residentes e indocumentados… la vida cotidiana de los oriundos del Valle de Tangancícuaro, Michoacán en California, E.U. (VI de…)

por JIMI Última modificación 03/08/2010 00:29

Lo que a continuación les presento, es la sexta de varias entregas consecutivas de la crónica de mi viaje por el estado de California, Estados Unidos durante el verano del 2008, que realicé con la idea de conocer de manera cercana, aunque algunas unas veces más y otras veces menos, la vida cotidiana de los oriundos del Valle de Tangancícuaro, Michoacán.

Ciudadanos, Residentes e indocumentados… la vida cotidiana de los oriundos del Valle de Tangancícuaro, Michoacán en California, E.U. (VI de…)

Iván Jiménez Maya

 Un día en los campos de fresa de Watsonville (Parte 1)

Pasados ya algunos días desde nuestra llegada a Watsonville, condado de Santa Cruz, California, ya más aclimatado al primer mundo, -pero eso sí con bien hartos paisanos alrededor [siempre hacen más leve la estadía por esas tierras] y qué como se ve a simple vista, de alguna manera ya se han apropiado de este pueblo y de muchos otros, aunque claro, siempre bajo las reglas de la California Republic- y luego de haber conocido a algunos oriundos del Valle de Tangancícuaro así como los lugares donde viven y se reúnen (el Town donde está el jardín principal -y se reúnen los jubilados y algunos homeless-; el campo Buena Vista, donde por cierto estaba pernoctando, algunas casas particulares y las trailas; el Jalisco Mexican Cousin  con sus excelentes botanas y mejores cervezas…), se volvía más familiar el famoso Watsonville.

Fue así que él amigo migrante un martes en la mañana, cuando desayunábamos, sentados a la mesa del comedor en una de las casas del campo Buena Vista, me hizo la propuesta de ir a conocer los campos donde se cultiva la fresa. Ya que un amigo y paisano de él, llamado Pepe, era farmer y sembraba unas cuantas acres de tierra -esas cuántas acres que decía él, así tan tranquilo, resultaron ser un poquito más-, mencionándome, incluso, que había la oportunidad de ir a pizcar fresa… Después de pensarlo por unos segundos, mientras saboreaba un cereal de esos que son muy coloridos y no aptos para diabéticos -y creo que para ningún ser humano-, accedí luego de darle un sorbo al jugo de naranja natural, de tetra pack, que me habían servido en un vasito. Al fin y al cabo ese era uno de los motivos que me había traído a estas tierras Californianas, conocer qué hacían y cómo hacían en su día a día los migrantes. Aunque fuera de pasadita, experimentar el tan exigente trabajo de pizcar fresas, claro con las limitaciones del caso -más bien de mi caso-. Una actividad donde trabajan muchos de los paisanos del Valle  de Tangancícuaro (miren al geógrafo que ca…ray, hasta paisano ya resultó…).

 

 El caso de Pepe, el farmer-migrante

Pepe es uno de esos migrantes que han hecho fortuna acá (en Estados Unidos) a partir de mucho trabajo, y por su puesto, algo de olfato para los negocios, y que ahora es uno de esos importantes agroempresarios de la fresa en Watsonville, California. La historia migratoria de él empieza en los años setenta cuando migra por primera vez a los Estados Unidos a los 16 años, a trabajar en el fil. Pero él ya venía arreglado, ya que su papá tenía tiempo que había emigrado y entonces le arregla papeles a sus hijos, y Pepe es uno de ellos.

Pepe hasta hace uno años tenía las tierras en el Valle de Tangancícuaro, pero las vendió hace poco tiempo, porque ya no le interesaban y ahora solo se dedica a sembrar fresa de este lado, en Watsonville. En su compañía  siembran y empaquetan la fresa, pero no la comercializan eso lo hace otra empresa, que vende a México una parte de esa producción, el resto en Estados Unidos.  Pepe es muy trabajador y le gusta tener dinero, pero también es desprendido y generoso con los amigos. Y también se da sus gustitos, como el Jaguar clásico que se compró recientemente y los tantos coches que tiene como BMW, camionetas, etcétera.

 

En camino al campo…

Trepados en la troka, en dirección a uno de los campos donde siembra fresa el farmer Pepe, por la carretera donde transitábamos cruzaba a través de los extensos campos de fresa, donde ese dulce olor a fresa –que días atrás nos había recibido a nuestra llegada a Watsonville- otra vez estaba presente y  entraba por las ventanillas impulsado por la brisa que venía del mar, que inundaba la cabina…

Continuará…

 

Acciones de Documento
« Mayo 2017 »
Mayo
LuMaMiJuViDo
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net