Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs ¿SOÑAR no cuesta nada? A propósito de la ley DREAM ACT.

¿SOÑAR no cuesta nada? A propósito de la ley DREAM ACT.

por Claudia Villegas Delgado Última modificación 08/12/2010 12:23

La aprobación de la ley DREAM Act no es una cuenta pendiente del gobierno de Barak Obama, sino una deuda moral e histórica del gobierno estadunidense como institución con generaciones de inmigrantes que han contribuído a contruir este país.

¿SOÑAR no cuesta nada? A propósito de la ley DREAM ACT.

Claudia Villegas

1.

Son jovenes estudiantes indocumentados de muchas nacionalidades, muchos de ellos, mexicanos. Estos  jovenes demandan hoy la aprobación del Development, Relief, and Education for Alien Minors Act, la ley DREAM ACT, una ley que abriría a miles de ellos la posibilidad de obtener una residencia permanente ‘condicionada’, y quizá la legalización definitiva como ciudadanos estadunidenses. No obstante, y a pesar de la obvia ironía semántica del acrónimo DREAM (SUEÑO), de aprobarse, la ley establece condiciones tan específicas como restrictivas para quienes pudieran ser sus beneficiarios, entre ellas el “demostrar buen carácter moral”, y completar dos años en la universidad o en el servicio militar.  Si de apelar a la moral se trata, por qué no comenzamos por abrir la discusión de esta ley y sus condicionantes precisamente como reflejo de la condición moral de la sociedad estadunidense, y de cómo las ideas morales dominantes —en éste momento como a lo largo de su historia— se ha traducido en políticas migratorias cada vez más restrictivas y punitivas para los individuos con o sin documentos migratorios.

 

2.

La aprobación de la ley DREAM Act no es una cuenta pendiente del gobierno de Barak Obama, sino una deuda moral e histórica del gobierno estadunidense como institución con generaciones de inmigrantes que han contribuído a contruir este país, con su trabajo, su cultura, y con su vida misma. El de Obama, es un gobierno que en las ironías y paralelismos de la historia, le ha tocado  “administrar la crisis”, la crisis derivada del debacle financiero global, los excesos del sistema privado de créditos hipotecarios en este país, y la interminable ocupación en Medio Oriente. Y en estos tiempos de guerra y de crisis, las bombas financieras son las que de hecho detentan la capacidad más probada y efectiva de destruir países enteros y hacer añicos las economías nacionales y la capacidad de los gobiernos de ofrecer a sus ciudadanos una vida digna que incluya el goce de los derechos más fundamentales como la salud,la alimentación, la vivienda, y la educación.

A Obama le toca pues lidiar con la crisis neoliberal y la cruda moral de que la última bomba haya explotado en su propio territorio y gobierno, pero también con el desastre que décadas de bombas neoliberales han dejado en las economías nacionales de otros países, como México, que en la última década no ha dejado de expulsar hacia este país a más de medio millón de individuos cada año. Entre los expulsados hay cada vez más adolescentes cuyas historias de vida coinciden en haber llegado a Estados Unidos no por gusto o decisión propia sino traídos por sus padres, y porque al igual que ellos comparten los dilemas de quienes carecen de documentos migratorios y de derechos laborales, sociales, y culturales plenos en este país.

 

3.

¿Soñar no cuesta nada? Entre quienes buscan la aprobación del DREAM ACT, están pues los hijos de la crisis y tres décadas de bombas neoliberales en México, miles de jovenes mexicanos expulsados, hijos de obreros, de campesinos, a quienes un gobierno a través de la sistemática destrucción de la seguridad social, la educación y el trabajo productivo de obreros y campesinos, les ha negado no sólo la posibilidad de obtener una educación primaria, secundaria o universitaria en su propio país, sino de una vida digna para ellos y sus familias. La educación en México es pública y gratuita, y es un derecho garantizado por la Constitución, sin embargo, hoy más de siete millones de jovenes en México son calificados como los Ninis —“Ni estudian, ni trabajan”— y han sido declarados extraoficialmente como candidatos a la migración, el subempleo, la pobreza o el vandalismo.

Es cierto que en EU existe también un sistema de educación pública que permite a los indocumentados estudiar y graduarse hasta el nivel de secundaria, sin embargo la educación en este país no es gratuita. Por ello, de aprobarse la ley DREAM ACT aquellos que cumpliendo con el requisito de graduarse de secundaria o de obtener la certificación equivalente a través del GED (General Education Development test) puedan ingresar a las universidades, deberán pagar ellos mismos y no ningún gobierno por su educación superior. En 2010, por ejemplo, el costo aproximado de la colegiatura anual en la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), la principal universidad pública de la ciudad, es de 4, 600 dólares para nivel licenciatura y para residentes del estado de Nueva York.  Los llamados costos “relacionados”, para estudiantes que viven con sus padres o parientes en el estado, que incluyen útiles y libros, transporte, alimentos, gastos personales, y vivienda, suman 6, 568 dólares, según datos publicados en la página electrónica de CUNY. Así pues, la aprobación de esta ley, no sería como muchos de sus críticos lo quieren ver, un premio a la migración indocumentada. El derecho de los inmigrantes indocumentados a la educación superior, y a través de ello posiblemente de obtener la ciudadanía estadunidense,  es un derecho que se ganará a través de la lucha social, y  a través de la contribución de los mismos migrates a este país, a su economía, su educación y su cultura.

El mismo Barak Obama en múltiples ocasiones ha declarado que Estados Unidos necesita crear en los próximos años un capital humano capaz de colocar nuevamente al país como líder entre las economías que dominan la economía global, principalmente las europeas y China. En pocas palabras, este país necesita mano de obra calificada, y quienes demandan la aprobación de la ley DREAM Act son jovenes estudiantes, calificados, no criminales, que aspiran continuar con su educación y obtener una educación universitaria. El potencial que ello representa en términos de revitalizar el capital humano y el mercado laboral es incalculable. Estos jovenes que buscan ingresar a las universidades son de hecho hablantes bilingües en inglés y en el idioma de sus países de origen. Si pensamos en el caso de los mexicanos y los latinos en general, ello implica el potencial de generaciones de jovenes bilingües en inglés y en español, considerado éste último el segundo idioma más importante en EU por su uso y número de hablantes. Y más allá, si imaginamos la transformación cultural y económica que traerá consigo el cambio demográfico que para el 2030 prevee el predominio de los mexicanos entre las minorias étnicas en EU.

 

4.

¿Soñar no cuesta nada? En tiempos de crisis, es pues  la economía y la sociedad estadunidense la que primero abrevaría del potencial humano y cultural de estos jovenes que buscan estudiar, trabajar, y convertirse en ciudadanos, y como tales contribuir a la economía y la cultura de este país. Es esta sociedad quien primero recibirá el beneficio de una generación de nuevos ciudadanos, jóvenes universitarios, cuyo potencial y fuerza moral se imponen, a la inmoralidad e injusticia de políticas neoliberales y gobiernos que los han expulsado de sus propios países, privando a sus propias economías nacionales y sus ciudadanos de la riqueza social que debiera producir esta mano de obra calificada.

Los jovenes mexicanos, que con miles de jovenes en en este país, demandan hoy la oportunidad de recibir una educación que les ha sido negada en su país, y lo hacen protestando y marchando con la frente en alto, y con la dignidad de quienes no pidieron ni eligieron venir a este país y a pesar de ello, luchan por leyes justas que impidan tirar al basurero de la historia su educación, su trabajo, su vida, sus sueños …

La aprobación de esta ley es pues una cuestión moral que rebasa las fronteras de los Estados Unidos, y que para los mexicanos, debiera llamar a cuentas a un gobierno cuya estatura moral es tan pequeña como para negar a miles de jovenes la oportunidad de estudiar, soñar y de vivir dignamente en su propio país.

 

 

Acciones de Documento
« Mayo 2017 »
Mayo
LuMaMiJuViDo
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net