Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs ¿Debemos defender a los trabajadores indocumentados? (1 de 3)

¿Debemos defender a los trabajadores indocumentados? (1 de 3)

por David Bacon Última modificación 21/03/2010 22:25

Una mañana de invierno en 1996, los agentes de la Patrulla Fronteriza embistieron una clínica móvil de Los Angeles, en donde 40 jornaleros se encontraban formados para un examen de SIDA.

¿Debemos defender a los trabajadores indocumentados? (1 de 3)

David Bacon

Una mañana de invierno en 1996, los agentes de la Patrulla Fronteriza embistieron una clínica móvil de Los Angeles, en donde 40 jornaleros se encontraban formados para un examen de SIDA. Un trabajador, Omar Sierra, apenas había tomado su asiento, y una enfermera lo había inyectado para obtener una prueba de sangre. Cuando los agentes de la migra corrieron a lo largo de la calle y la acera, Sierra saltó de su asiento, arrancó el torniquete de su brazo, jaló la aguja de su vena, y corrió.

Sierra escapó y llegó a casa. Movido por su experiencia y determinado a nunca olvidar a sus amigos que fueron deportados, escribió una canción.

 

Amigos, voy a cantarles una historia

que los hará llorar,

como un día en frente de K-Mart

la migra

enviada por el comisario

de este lugar…

 

No entendemos por qué,

no sabemos la razón,

de por qué hay tanta

discriminación en nuestra contra.

Al final todos acabaremos

de la misma forma en la tumba.


 Con este verso los dejo,

estoy cansado de cantar,

esperando que la migra

no venga de nuevo tras nosotros,

porque al final, todos tenemos que trabajar.

Trabajando – Una actividad criminal

 Sierra plantea una verdad obvia acerca de las personas sin documentos migratorios en Estados Unidos: “Todos tenemos que trabajar.” Sin embargo, trabajar se ha convertido en un crimen para los indocumentados. Esa redada en Hollywood fue hace 13 años, pero desde entonces el control migratorio en contra de los trabajadores ha crecido y se ha extendido mucho más con consecuencias catastróficas. En los últimos ocho años del gobierno de Bush en particular, una sucesión de redadas ha tratado a los trabajadores indocumentados como criminales.

 Hace un año, en Los Angeles, los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), “la migra”, arribaron a Micro Solutions, una planta ensambladora de teclados eléctricos en el Valle de San Fernando.  Trabajadores que no eran sospechosos de ningún delito fueron conducidos a la cafetería de la planta. Posteriormente los agentes de la migra ordenaron que aquellos que fueran ciudadanos se alinearan en un lado del salón. Finalmente, como dijo un trabajador, “simplemente nos dejaron solos.” Los trabajadores restantes –aquellos que no eran ni ciudadanos ni portadores de visas de trabajo- fueron puestos en camionetas y llevados a las celdas de la migra.

Posteriormente, algunas mujeres fueron liberadas para cuidar de sus hijos, pero tuvieron que utilizar brazaletes y no pudieron trabajar. ¿Cómo se supone que iban a pagar la renta? ¿Dónde obtendrían dinero para comprar comida?

 El 12 de mayo de 2008, los agentes del ICE realizaron una redada en la planta empacadora agro procesadora en Postville, Iowa. Enviaron 388 jóvenes guatemaltecos al Congreso Nacional de Ganado, un espacio de exposición de ganado en Waterloo, a dos horas de ahí. En un juzgado improvisado, los trabajadores entraron en cadenas ante un juez que había ayudado a los fiscales a diseñar acuerdos entre las partes, cinco meses antes de que la redada tuviera lugar. El juez y el fiscal informaron a los trabajadores que habían sido acusados con cargos que incluían robo de identidad agravado, el cual tiene una pena de dos años en prisión, y sin derecho a fianza. No obstante, si se declaraban culpables del mal uso de un número de Seguridad Social, podrían servir en prisión por solo cinco meses y posteriormente ser deportados.

 Muchos de estos jóvenes hablaban únicamente Mam o Qanjobal, la lengua indígena de la región de Guatemala de donde provienen, así que incluso con un poco de traducción del español, entendieron poco del desigual proceso. De cualquier forma no tenían opciones reales y aceptaron ser encarcelados en una prisión federal por cinco meses y posteriormente ser expulsados del país. Uno de ellos, era un joven trabajador que había sido golpeado con un gancho para carne por el supervisor. Al carecer de papeles, tenía miedo de quejarse. Después de la redada, fue a prisión junto con los otros. El supervisor continuó trabajando en la línea. 

Como en Los Angeles, las mujeres liberadas para cuidar de sus hijos, no pudieron trabajar, no tenían forma de pagar la renta o comprar comida. Sus esposos o hermanos estaban en prisión o habían sido deportados y ellas soportaban el ostracismo en este pequeño poblado. Si no hubiera sido por la iglesia católica de Santa Brígida y por los activistas locales, las mujeres y los niños pudieron haberse muerto de hambre y quedado sin casa mientras esperaban por meses sus propias audiencias ante la corte y su deportación.

Dicen que son solo “ilegales” – eso lo hace políticamente aceptable.

Hace un año, los agentes de ICE realizaron una redada en la planta de las industrias Howard en Laurel, Mississippi, mandando a 481 trabajadores a un centro de detención privado en Jena, Louisiana, y liberando a 106 mujeres con brazaletes. Los trabajadores fueron encarcelados sin ninguna idea de porque habían sido detenidos, y por dias no tuvieron la oportunidad de recibir la asistencia de abogados. Durmieron en los pisos de concreto y realizaron una huelga de hambre después de que durante una semana fueron alimentados con sándwiches de mermelada y crema de cacahuate.

Patricia Ice, abogada de la Mississippi Immigrant Rights Alliance (MIRA), consideró que la redada tuvo motivaciones políticas. “Quieren un éxodo masivo de inmigrantes fuera del estado,” declaró. “El establishment político, se siente amenazado por el cambio demográfico en Mississippi y por la composición que tendrá el electorado dentro de 20 años.”

Quiere decir que los Afro-Americanos están regresando a Mississippi y ahora constituyen el 35%  de la población. En 10 años, los inmigrantes constituirán otro 10%. MIRA y el caucus negro en la legislatura estatal cuenta con un plan –combinar esos votos con los de los sindicatos y los blancos progresistas, y Mississippi podrá finalmente deshacerse de la estructura de poder que ha gobernado en Jackson desde el período de la Reconstrucción.

La redada en las industrias Howard tuvo como intención clavar una cuña en el corazón de esa coalición política para detener cualquier posibilidad de cambio.

ICE declara que estas redadas protegen a los ciudadanos de E.U. y a los residentes legales en contra de los empleadores que contratan trabajadores indocumentados con el fin de reducir los salarios y empeorar las condiciones laborales. Sin embargo, muy seguido, las redadas son utilizadas en contra de los esfuerzos de los trabajadores cuando estos se organizan y protestan en contra de estas mismas condiciones laborales. En la planta de Smithfield, en Tarheek, Carolina del Norte, donde los trabajadores tardaron 16 años en unirse al sindicato, la compañía intentó despedir 300 personas, incluyendo los inmigrantes líderes del sindicato, argumentando que había descubierto que sus números de Seguridad Social eran falsos. Los trabajadores pararon las líneas por tres días y ganaron temporalmente la reincorporación para aquellos que habían sido despedidos. Pero entonces la migra realizó dos redadas y 21 trabajadores fueron a prisión por utilizar números de Seguridad Social que pertenecían a otras personas. El miedo que crean las redadas, fue comparado por un organizador, a la bomba de neutrones. Tomó al sindicato dos años para recuperarse.

Desde el final del gobierno de Bush, las autoridades migratorias han dicho que aplicarán una política más suave. En lugar de redadas, argumentan que implementarán un sistema de revisión del estatus legal de los trabajadores –una base de datos electrónica llama E-Verify. La gente que trabaje con números de Seguridad Social malos será despedida. En octubre, 2000 jóvenes mujeres fueron despedidas en una fabrica ropa de American Apparel en Los Angeles. Y en noviembre, 1200 trabajadores de la limpieza fueron despedidos en Minneapolis.

El Departamento de Seguridad Nacional dice que está auditando los registros de 654 compañías a nivel nacional para encontrar los nombres de trabajadores indocumentados. ¿Serán despedidos cientos de miles de trabajadores? ¿Qué clase de recuperación económica se puede lograr con el despido de miles de trabajadores?

Redadas en los lugares de trabajo, despidos y el E-verifiy, son medios para reforzar las sanciones a los empleadores –la parte del Acta de Reforma y Control de la Inmigración de 1986 (IRCA por sus siglas en Inglés) que señala que, por primera vez, el empleador tiene que verificar el estatus migratorio de los trabajadores. La ley, esencialmente, convirtió en un crimen federal el trabajo realizado por personas indocumentadas. Aquellos que llaman por un control más estricto, dicen que las sanciones nunca fueron implementadas, y señalan que sólo un puñado de empleadores fueron sancionados. Pero decenas, tal vez cientos de miles de trabajadores han sido despedidos por no contar con papeles. Nadie lleva un conteo del número –esta gente no cuenta. 

ICE señala que el reforzamiento de las sanciones esta dirigido en contra de los empleadores que usan trabajadores ilegales para reducir los salarios,” –aquellos que pagan a los trabajadores ilegales salarios por debajo del estándar o que los obligan a soportar condiciones laborales intolerables.

Sanar las intolerables condiciones laborales mediante el despido o la deportación de los trabajadores que tienen que soportar dichas condiciones, no los ayuda ni transforma dichas condiciones. Y de cualquier forma no es lo que a ICE le interesa. American Apparel paga mejor que la mayoría de las fábricas del vestido, aun cuando los trabajadores tienen que trabajar más rápido y duro para ganarse su salario. En Minneapolis, los 1200 trabajadores de la limpieza despedidos en ABM pertenecen al Local 26 de la Service Employees International Union que obtiene mayores salarios que cualquier grupo de trabajadores no sindicalizados –y que tuvieron que ir a huelga para ganarlos.

 ICE continua concentrándose en los mismos empleadores tras los cuales fueron dirigidas las redadas durante el gobierno de Bush –compañías con sindicatos, como las industrias Howard, o en aquellas con procesos organizativos como en Smithfield. Las redadas en las agro procesadoras se llevaron a cabo a menos de un año de que los trabajadores intentaron organizarse. En las industrias Howard, en Mississippi, la migra llevó a cabo la redada más grande de todas en medio de negociaciones contractuales con el sindicato. ICE esta empujando a los trabajadores indocumentados que ganan más altos salarios, o que se vuelven muy visibles por demandar altos salarios y organizar sindicatos. Y a pesar de la noción de que las sanciones castigan a aquellos empleadores que explotan trabajadores, en American Apparel y ABM, los empleadores fueron premiados por su cooperación, al ser inmunizados de ser perseguidos penalmente. Por lo tanto esta política únicamente lastima a los trabajadores.

¿Cuáles son los propósitos de esta criminalización? En parte sirve a la gran burocracia. Con 15, 000 agentes, ICE se ha convertido en el segundo brazo más grande de aplicación de la ley del gobierno Federal. Centros de detención privada han sido construidos a lo largo del país, operados por compañías como Geo Corporation, anteriormente llamada Wackenhut, y antes Pinkertons. La Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, recientemente anunció los planes de construir dos nuevos supercentros de detención. Cerca de 350, 000 personas fueron detenidas por violaciones migratorias el año pasado y 35, 000 estuvieron en detención (léase en prisión).

Pero la fuerza que esta detrás del reforzamiento de la ley migratoria es más profunda que los contratos y los empleos.

 

Traducción: Rodolfo A. Hernández Corchado

Acciones de Documento
« Abril 2017 »
Abril
LuMaMiJuViDo
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net