Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Bakunin en Occupy Wall Street. Entrevista exclusiva con Mijail Bakunin.

Bakunin en Occupy Wall Street. Entrevista exclusiva con Mijail Bakunin.

por Rodolfo Hernández Corchado Última modificación 12/11/2011 21:33

"Los mexicanos, como grupo nacional en esta ciudad, perdieron el derecho a definir su propio modo de vida. Es por eso que muchos de ellos están aquí como trabajadores migrantes indocumentados."

Bakunin en Occupy Wall Street. Entrevista exclusiva con Mijail Bakunin.

Colectivo Reaktor

Bakunin en Occupy Wall Street

 Entrevista exclusiva con Mijail Bakunin

Por Andrea Fernández

El pasado viernes 28 de octubre, Reaktor se enteró de la visita de Mijail Bakunin a la ciudad de Nueva York y acudió a la Liberty Plaza, la plaza ocupada por el movimiento “Occupy Wall Street”, en el corazón del distrito financiero, para reunirse con Bakunin y platicar con él. Bakunin, pensador anarquista y libertario recorrió la plaza con la compañera Andrea Fernández del Colectivo Reaktor y durante casi tres horas platicó de su impresión sobre el movimiento Wall Street, su significado, del impacto que puede tener en los próximos meses, de la marginación de los trabajadores migrantes dentro de las protestas y de las condiciones de vida y de trabajo de los migrantes mexicanos en esta ciudad y por lo tanto de la importancia de su incorporación y participación en el Occupy Wall Street. Caminaron por la Bakunin Avenue, una de las avenidas que cruza la Liberty Plaza y después visitaron la Biblioteca del Pueblo en donde con sorpresa, Bakunin se percató de la ausencia de libros sobre el pensamiento libertario “¿Qué pasa con los anarquistas en esta ciudad? ¿En dónde esta la literatura libertaria? ¿Es que acaso entienden que el anarquismo es ser vegano o vegetariano? ¡Estos anarquistas individualistas norteamericanos a veces me exasperan!” Así, con tan sólo unas horas de haber llegado a Nueva York e interesado en conocer lo que sucedía en Wall Street, Bakunin aceptó platicar con Reaktor e invitó el almuerzo y el café en un deli cercano a la Liberty Plaza.

Reaktor: Bakunin, queremos agradecerte esta entrevista.

Bakunin: Me da mucho gusto platicar y recorrer esta plaza con Reaktor. He leído algunas cosas que publican, no mucho, sin embargo he podido ojear su fanzin un par de veces. Me gustó el número sobre Ricardo Flores Magón y el Manifiesto del 23 de septiembre de 1911. Aunque ustedes saben que yo no defiendo el nacionalismo, mucha gente en esta ciudad desconoce la historia del anarquismo mexicano en Estados Unidos. Esta historia esta casi sepultada, olvidada de casi todos los libros que hablan acerca de los mexicanos en Estados Unidos. El Partido Liberal Mexicano editaba un periódico aquí, Regeneración y fueron los precursores de la revolución mexicana. Impulsaron una transformación profunda que fue aplastada con las armas y la represión. Ricardo murió en la cárcel.

Reaktor: Sí, ese lo publicamos hace un año.

Bakunin: Ya veo. Tal vez falta un poco de disciplina. ¿no  creen? Me parece que un cierto grado de disciplina, voluntaria e inteligentemente entendida es y será siempre necesaria cuando un gran número de individuos lleva a cabo cualquier tipo de trabajo o acción colectiva. Su colectivo es pequeño, sin embargo, también bajo estas circunstancias la disciplina es la coordinación voluntaria de todos los esfuerzos para llevar a cabo un propósito común. Tal vez hay algo que no están haciendo bien ¿no creen?

Reaktor: Tal vez, en algunas ocasiones nos entra una pereza mental colectiva, pero pasando a otra cosa, ¿nos podrías decir cuál es el motivo de tu visita a esta ciudad?

Bakunin: Bueno, pues me interesa mucho ver lo que esta sucediendo en Nueva York. Lo que conocemos como el capitalismo mundial lleva ya una crisis prolongada de más de cuatro décadas. El hecho de que surja un descontento de este tipo en el corazón del sistema es muy importante Además me he enterado que una de las avenidas de este parque fue bautizada con mi nombre, la Bakunin Avenue. Aunque debo decir que aunque me alegra que mis ideas sigan inspirando a muchos, especialmente a los jóvenes, me desagrada un poco que se le ponga mi nombre a una calle. Miren lo que sucedió en la Unión Soviética y Europa del Este: estatuas de Marx por todos lados. Es el culto a la personalidad. ¡Imagínense que la Quinta Avenida la rebautizarán algún día con mi nombre! Por cierto, he visto también, que dentro de la Liberty Plaza hay un John Lennon circle. No está mal, pero debo decirles que mi Beatle favorito siempre fue George Harrison. Pero bueno, estamos en Nueva York y aquí hay una relación afectiva muy fuerte con John ¿no es así? Vivió durante muchos años en esta ciudad, y aquí fue asesinado. Pero bueno, creo que nos estamos desviando del tema.

Reaktor: No, está bien. George también fue mi Beatle preferido. ¿Y cuál es tu opinión del movimiento Occupy Wall Street?

Bakunin: Bueno, el capitalismo y los capitalistas, esos hijos queridos del capital, han servido para esclavizar a los trabajadores. Esta protesta es la expresión de la existencia de una profunda desigualdad en esta sociedad. Parece que lo que los Sex Pistols tenían razón cuando cantaron “Dios salve a la reina.”

Reaktor: ¿Te refieres a que no hay futuro?

Bakunin: Exacto. Aunque cuando los Sex Pistols escribieron esa canción en 1977, para millones de personas en el mundo ya no había futuro. No tenían derecho a tener uno. Pero ahora eso se ha agravado, y ahora miles de personas que anteriormente creía que el sistema podría proveerles de todo lo necesario, se dan cuenta de que estaban equivocadas. “Que no te digan que hacer, que no te digan que es lo que necesitas. No hay futuro, no hay futuro. No hay futuro para ti.” Así lo dijeron los Sex Pistols, aunque bueno, después se volvieron unos payasos. Sin embargo,  aquí hay un problema serio. Hay gente que ha perdido sus casas, su empleo, que no tiene acceso a la educación o a una vivienda. Vemos que existe un sistema que priva a los individuos de derechos sociales que debería estar garantizados desde su nacimiento. ¿Qué futuro puedes tener cuando no tienes derecho a la educación? ¿Qué clase de sociedad es esta que ha aplastado por generaciones el futuro de millones de seres humanos? ¿Debemos tolerarlo? Por supuesto que no. No podemos tolerar la existencia de un sistema que como he dicho aniquila derechos que deberían ser garantizados desde el nacimiento. Pero ahora a esos derechos se les convierte en mercancías y hasta nos hacen pensar que eso es natural, por ejemplo, que debemos pagar por la educación, la salud o la vivienda.Bakunin I

Reaktor: ¿Y a cuáles derechos te refieres?

Bakunin: El derecho a la subsistencia, educación pública, oportunidades para todos los niños y jóvenes para desarrollarse hasta su madurez, así como una distribución equitativa de los recursos durante su edad adulta para mantener su bienestar con el producto de su trabajo, el ilimitado derecho a la propaganda y a la libre asociación, a la libertad de prensa. Aquí en la plaza vemos muchas mujeres participando. Esto es un síntoma de que este sistema no reconoce tampoco derechos políticos, sociales y económicos para las mujeres. El sistema de gobierno de este país no representa los intereses de la mayoría de los individuos, y las personas poco a poco comienzan a darse cuenta. El gobierno de Estados Unidos, como en el caso de todos los poderes establecidos, busca su propia perpetuación manteniendo la subordinación de la sociedad, haciendo a la gente más estúpida y en consecuencia más dependiente de su autoridad. No importa si estos han sido electos por medio del sufragio universal, desde el presidente Obama hasta el Congreso. Que los ciudadanos de este país voten cada cuatro años no previene que se forme un cuerpo de políticos privilegiados  que intentan dirigir los problemas de la sociedad como si se tratara de una aristocracia y una oligarquía. Y eso lo estamos viendo hoy en Estados Unidos. Estados Unidos se ufana de ser el país de la libertad. Sin embargo, la gloria y la grandeza de una nación reside en el desarrollo de su humanidad. Su fuerza y su vitalidad se miden por el grado de su libertad. Sus propios ciudadanos pierden sus casas, sus empleos, sus ahorros y a pesar de que eligen cada cuatro años a su gobierno, no pueden decidir como organizar de una forma justa e igualitaria la sociedad. De ahí que yo rechazo la existencia de una autoridad y una legislación externa a los individuos. Una es inseparable de la otra y ambas tienden a crear una sociedad esclavizada.

Reaktor: ¿Y tú crees que todo esto puede representar una posibilidad de cambio?

Bakunin: Siempre existe la posibilidad, siempre y cuando los pobres de esta ciudad y este país, -que sin duda constituyen una gran parte- la clase cuyos derechos han sido ya reconocidos en teoría pero que sin embargo son negados y aplastados como resultado de su pobreza e ignorancia. Esta clase, está en todas partes y puede representar un peligro para su enemigo y comenzar a demandar un derecho que en teoría ya existe. Por lo tanto, debemos creer en un espíritu eterno que destruye y aniquila un sistema basado en la injusticia y en la supresión de la libertad de las mujeres y los hombres.

Reaktor: Queremos aprovechar la oportunidad para preguntarte ¿qué piensas de la situación en la que se encuentran millones de trabajadores indocumentados, en especial los mexicanos?

Bakunin: Claro. Es algo muy importante y me alegro que lo preguntes Andrea. La nacionalidad  es un hecho natural y expresa el derecho de los individuos, los grupos, las asociaciones de individuos y las regiones a definir su propio modo de vida. Este modo de vida es el producto de un desarrollo histórico muy largo en donde los hombres confluyen con una historia, una cultura y una lengua común. Los mexicanos, como grupo nacional en esta ciudad, perdieron el derecho a definir su propio modo de vida. Es por eso que muchos de ellos están aquí como trabajadores migrantes indocumentados. Al migrar, la historia y la cultura común se destruye. Vean lo que pasa con los hijos de quienes migran: muchos de ellos ya no hablan la lengua de sus padres, cualquiera que esta sea. Por eso, siempre respaldaré la causa de las nacionalidades oprimidas luchando por liberarse a si mismas de la dominación del estado.

Esto trae consigo el problema de la libertad, que en el caso de los migrantes mexicanos y todos los migrantes sin papeles es mayor. ¿Quién puede negar que este es el problema?  ¡El problema de la libertad encabeza la agenda de la historia!

Como el resto de los trabajadores, los migrantes mexicanos sufren la falta de libertad, sin embargo esto es agravado por ser indocumentados. Y aquí hay algo importante que recordar, ¡la libertad de cada individuo sólo es posible si todos son iguales. La realización de la libertad a través de la igualdad, en principio y en los hechos es la justicia. Los migrantes mexicanos son forzados a trabajar para otros, porque han nacido en la pobreza y en la miseria y han tenido que migrar. Han sido despojados de toda formación racional y de educación, han sido esclavizados moralmente por la influencia de la religión. Puedo ver que los migrantes mexicanos han sido arrojados a esta ciudad sin forma de defenderse y muchas veces en contra de su voluntad. En algunas ocasiones llevados por la desesperación de la miseria surgen protestas o revueltas, como las del 2006. Sin embargo, por carecer de unidad con los otros trabajadores y de entender que es ahí en donde reside su poder, son traicionados o vendidos por sus líderes y casi nunca se dan cuenta de quien es responsable de sus sufrimientos. Ustedes tienen muchas historias de esas en esta ciudad ¿o me equivoco? ¿Qué es lo que pasa entonces? Bueno, pues que los trabajadores exhaustos de luchar sin ningún resultado, vuelven de nuevo a aceptar la vieja forma de esclavismo como trabajadores indocumentados. Entonces, yo Bakunin IIcreo que mientras existan millones de mujeres y hombres en estas condiciones en Estados Unidos, no podemos hablar de que exista libertad. ¡Un hombre es verdaderamente libre únicamente si coexiste con hombres libres, la esclavitud de un hombre o mujer como tú, viola la igualdad de todos y niega también la igualdad de todos! Solo puedo ser y considerarme libre en la presencia y en la relación de otros hombres libres. No puedo ser libre ni un hombre completo si a mis semejantes se les niega el derecho a ser libre y se les reconoce su humanidad. ¡Que clase de sociedad es aquella que niega a sus hombres y mujeres a desarrollar sus potencialidades y los expulsa tan solo para que su humanidad y libertad sea negada nuevamente! No lo podemos tolerar. En Estados Unidos no se puede hablar de la existencia de la libertad. Soy verdaderamente libre cuando los otros hombres y mujeres son libres. Y aquí hay más de 12 millones que no lo son.

Reaktor:  ¿Hay alguna posibilidad de escapar de todo esto?

Bakunin: Bueno, esta esclavitud a la que están sometidos los mexicanos en Estados Unidos y Nueva York –o incluso en su propio país- terminará hasta que el capitalismo sea derrotado por la acción colectiva de los trabajadores, terminará con la abolición de todas las clases, los rangos y los privilegios. Sólo entonces existirá absoluta igualdad de derechos políticos para los hombres y las mujeres, con sufragio universal.

Reaktor: Bueno, pero ahora los mexicanos que viven en el extranjero ya pueden votar. Mujeres y hombres.

Bakunin: Sí, pero eso se da –y esto lo señaló mi amigo Max Nettlau- dentro de la unidad del estado y no en el marco de una nueva sociedad. Yo siempre he defendido la elección directa de todos los funcionarios judiciales y civiles por medio del sufragio universal de hombres y mujeres. Mientras el actual estado centralizado exista, este sufragio no tiene ningún significado. Por eso es que mi querido amigo Eliseo Reclus decía “En vez de ceder la defensa de tus intereses a otros, atiende tus intereses por ti mismo. En vez de intentar elegir asesores que te guiarán en futuras acciones, haz lo que debes por ti mismo, y ¡hazlo ahora mismo! Poner en los hombros de otros la responsabilidad de las acciones de uno mismo, es una cobardía.” Votar, decía Eliseo, “es ceder tu propio poder. El reconocimiento del sufragio, aunque es un avance, no resuelve el problema fundamental: la falta de libertad. Ahora podrán elegir un amo estando fuera de su país.

Reaktor: ¿Pero por dónde empezar?

Bakunin: La educación es un primer paso. Serán explotados mientras que la educación –que en una sociedad libre será para todos- sea el privilegio de una clase. Existirá mientras esta minoría monopolice la ciencia y el resto de la gente sea forzada a realizar trabajar manuales. Por ejemplo, cuando veníamos caminando hacia esta plaza, vimos que quienes trabajaban en los restaurantes de los alrededores eran migrantes de varias nacionalidades pero mayoritariamente mexicanos.

Reaktor: Sí, había bastantes.

Bakunin: Muchos, sí. Pero eso no es natural.

Reaktor: ¿A qué te refieres?

Bakunin: ¡Claro! Han sido asignados a esos trabajos por sus explotadores. Han sido forzados. La ilusión en el capitalismo, es que no existe coerción, porque no es visible. La degradación de su trabajo humano es una inmensa perversidad, contamina las instituciones morales, intelectuales y políticas de una sociedad. La paradoja es que el trabajo es el fundamento de la dignidad y la moralidad humana. Sin embargo, bajo estas condiciones muchos trabajadores migrantes son transformados en unas bestias. Por eso la educación es importantísima para liberarse de esta degradación forzada. La historia muestra que una multitud sin educación cuya inteligencia natural ha sido suprimida y que es brutalizada por la mecánica monotonía del trabajo diario, constituye una turba sin entendimiento. En estas condiciones es muy fácil mantener su condición de opresión. Sin embargo, no todo es tan negativo, pues a pesar de que la ciudad de Nueva York, corrompida y desorganizada por un lado por la holgazanería de sus privilegiados ciudadanos y socavada por la imperceptible pero sin descanso actividad del mundo de los esclavos desheredados, quienes a pesar de su condición como esclavos desarrollan a través del trabajo común un sentido de ayuda mutua y solidaridad en contra de la opresión. Regresando a lo que platicábamos al inicio sobre los Sex Pistols, yo creo que sí hay futuro, pero este se debe ir construyendo desde el presente, desde el ahora. Trabajo en común, ayuda mutua y solidaridad serán indispensables. Pero también mucho amor, porque como dirían los Beatles, de quienes platicábamos al principio, "All you need is love, love is all you need."

Reaktor: Bakunin te agradezco la entrevista.

Bakunin: Gracias a ti, un abrazo fuerte a los camaradas de Reaktor ¿Me puedes tomar una foto en mi avenida?

Reaktor: Claro que sí.

 Entrevista realizada para Reaktor por: Andrea Fernández.

Liberty Plaza, NY. Otoño de 2011.

Acciones de Documento
« Mayo 2017 »
Mayo
LuMaMiJuViDo
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net