Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs Ayer un campo de detención; hoy un campo de trabajo

Ayer un campo de detención; hoy un campo de trabajo

por Rodolfo Hernández Corchado Última modificación 16/11/2013 09:30

Es difícil viajar a través de Tule Lake sin pensar en la forma en que las personas han sido aquí deshumanizadas como consecuencia de su origen racial, nacional y de clase. Aquí, la historia se encuentra escrita en el suelo debajo de las antiguas y de las nuevas barracas, y debajo de las mismas plantas de fresa.

Ayer un campo de detención; hoy un campo de trabajo

David Bacon

Ayer un campo de detención; hoy un campo de trabajo

Por David Bacon

Septiembre 5, 2013, Tule Lake, CA

Publicado originalmente en Truthout

 

En el condado de Modoc, los trabajadores agrícolas realizan un trabajo que pocas personas han visto. Durante ocho horas, permanecen acostados en plataformas acolchonadas en ambos lados de un elaborado aparato de metal, suspendido a pocos centímetros de las hileras de plantas de fresa. Mientras un tractor tira lentamente de ellos a través del campo, los trabajadores recogen las flores y los frutos en ciernes - no para cosecharlos – pero manteniendo las plantas para que produzcan más. Las plantas que cuidan en esta singular operación son las plantas de semillero. Con el tiempo serán arrancadas, la tierra será removida de sus raíces, y posteriormente serán enviadas a oscuros almacenes. Allí, otros trabajadores recortarán las raíces a una longitud uniforme, y a continuación las plantas serán empaquetadas, colocadas en contenedores y enviadas a los productores de fresa de Watsonville, California, Monte Vernon, Washington, o fuera del país.

 Actualmente los grandes productores comerciales de fresa no suelen sembrar las semillas para cultivar sus plantas pues toma demasiado tiempo. Además, los productores previemente mataron los nematodos que infectan las jóvenes raíces de las plantas de fresa, cubriendo los campos con plástico, y posteriormente inyectando bromuro de metilo o yoduro de metilo en el suelo. Estos dos productos químicos extremadamente tóxicos están siendo prohibidos en un estado tras otro, porque contribuyen al agotamiento de la capa de ozono la cual protege la vida en este planeta.

 Así que las plantas de semillero se cultivan por separado. Los trabajadores agrícolas migran de las ciudades en las zonas más pobladas de California a este condando, en el extremo norte del estado, para recostarse en las plataformas y realizar la pizca de las flores. “Son seis buenos meses de trabajo”, explica Elpidio González, uno de los trabajadores. “Puedo volver a Stockton con suficiente dinero para el resto del año, especialmente si puedo encontrar un poco de trabajo en el invierno en la pizca de la uva en el invierno. La única desventaja es que para los migrantes, aquí no hay ningún lugar para vivir. Comparto un remolque –que tuvimos la suerte de encontrar- con muchísimas personas.”

 González y sus compañeros de trabajo son migrantes mexicanos, pero la mayoría de ellos ha vivido por años en Estados Unidos. Sin embargo, esta industria también utiliza trabajadores temporales. Sierra Cascade es el mayor productor del condado con 1,000 hectáreas de rizoma de fresa plantadas, y atrae trabajadores a Modoc directamente de México mediante el programa de trabajo por contrato H2A. En 2006, Sierra Cascade fue demandada por estos trabajadores, representados por la California Rural Legal Assistance (CRLA), por proveer mala vivienda y ofrecer malas condiciones de vida.

 Bajo el programa H2A, los productores deben proporcionar vivienda y ofrecer a los trabajadores un contrato que especifique el número de meses que trabajarán. Sierra Cascade comenzó alojándolos en un almacén en el parque de ferias del condado. Ahí, la vida era sombría. “Durante las dos primeras semanas, en muchas ocasiones sólo podíamos tomar una taza de café para el desayuno, una pequeña porción de carne dura grasienta con arroz para el almuerzo, cereales, café y pan con mermelada para la cena,” recordó Ricardo Valle Daniel. Después de que los trabajadores contactaron a los abogados de CRLA, la comida mejoró. Pero en el almacén, las parejas fueron alojadas en una habitación cavernosa donde muchos hombres y mujeres se mezclaron entre sí, pese a las promesas de la compañía de ofrecer viviendas familiares. Estos trabajadores habían sido contratados por nueve semanas para cortar la raíz de las plantas después de que hubieran sido sacadas de la tierra. Los contratos especificaban que tendrían que cumplir con las normas de producción y que tendrían que procesar más de 1000 plantas por hora - una cada tres segundos y medio en promedio. Cuando algunos trabajadores no podían cumplir con las cuotas, aun cuando trabajaban durante sus descansos en vez de comer, Sierra Cascade los despidió y los puso en autobuses de regreso a México. Aunque el caso legal finalmente mejoró de alguna forma sus condiciones de vida y de trabajo, un juez estatal dictaminó que las cuotas de producción eran legales. Los trabajadores no tenían forma de impedir que la empresa los despidiera (y deportará) por no trabajar a ese ritmo tan rápido. Actualmente Sierra Cascade sigue contratando trabajadores con visa H2A para realizar el corte de las raíces y la cuota de trabajo se mantiene intacta.

 Alojar a los trabajadores en el recinto ubicado en el parque de ferias era más que irónico. Los jardines de Tule Lake son el hogar de un pequeño museo dedicado al Campo de internamiento Tule Lake, donde 18,000 japoneses-estadounidenses, la mayoría ciudadanos estadounidenses, fueron encarcelados durante la Segunda Guerra Mundial. El museo conserva una de las cientos de barracas que solían alojar a los internados. Los visitantes pueden mirar a través de las ventanas de plexiglás y ver los austeros muebles -marcos de cama de metal de estilo militar, mesa y sillas sin adornos y una cajonera. El almacén donde los trabajadores con visa H2A se alojaron en el año 2006 no era una de las barracas originales; y el parque de la ferias no se encuentra en el sitio original del campo de internamiento. Ese se encuentra en una gran llanura desierta, no lejos de las actuales fronteras de Tule Lake, en la pequeña aldea de Newell, siete millas al sur.

Casi nada queda del campamento original. Después de la guerra, la mayor parte del lago Tule fue drenado. Las tierras "recuperadas" fueron subastadas como granjas agrícolas a los veteranos de la Segunda Guerra Mundial. El campo de detención se cerró y sus residentes fueron dispersados – nadie quería permanecer en un área que remitía a recuerdos muy amargos. Las barracas fueron dividas por la mitad y a cada familia que se le adjudicó una propiedad, también se le otorgó media barraca. Pero algunas de las barracas en Newell se han convertido en viviendas para familias de bajos ingresos, muchos de ellos trabajadores del campo. A través de los años, han sido pintadas con colores brillantes, tal vez para que no remitir sobre sus orígenes a cualquier. Pero la pobreza de las familias que viven en ellas no puede ser tan fácilmente disfrazada.

Después de la guerra, algunos productores en Tule Lake contrataron braceros en el marco del programa de trabajadores temporales que terminó en 1964. Ese programa bracero es el antepasado directo del actual esquema de trabajadores temporales H2A. En el museo, no hay ninguna mención de donde vivían esos braceros o cuántos eran. Tal vez algunos también vivían en la antigua barraca reubicada. Finalmente el Condado de Modoc construyó unas pequeñas viviendas para los trabajadores migrantes - un grupo de cabañas llamadas Centro Migrante Newell. Fueron construidas en el terreno en donde estaban las barrancas del antiguo centro de detención. Este año, nadie vivía en el campo. Las puertas estaban cerradas, y el campo estaba cerrado. Los migrantes, como González tuvieron que encontrar por su cuenta remolques o habitaciones de motel en Tule Lake, Dorris y Macdoel, los pueblos campesinos de este valle.

Las cabañas vacías del Centro de Migrantes son una extraña visión - casas vacías rodeadas por una reja muy alta y coronada por un alambre de púas. El antiguo campo de barracas de detención debió haber estado rodeado de una cerca de alambres - tal vez incluso en los mismos lugares. Muchos de los internos eran también trabajadores agrícolas no sólo antes de ser encarcelados, sino incluso durante su encarcelamiento, cuando trabajaron produciendo los alimentos que eran consumidos por los habitantes del campamento. Incluso, un año los trabajadores agrícolas internos organizaron una huelga para protestar por las condiciones de abuso, la cual se convirtió en una huelga general de residentes del campamento. Los encargados del campo trajeron a otros internos para romper esa huelga, y los alojaron en otro pequeño campo de detención a pocos kilómetros de distancia. Posteriormente, el gobierno trajo prisioneros de guerra italianos y alemanes a Tule Lake para su contratación como mano de obra agrícola por los productores locales.

Al finalizar la guerra los productores trajeron a los braceros. Actualmente el Congreso se encuentra debatiendo proyectos de ley que harían ver el programa de trabajadores temsporales H2A como algo insignificante, al ampliar por mucho el número de trabajadores contratados y  posiblemente llegando a los 500 mil trabajadores que fue el número de trabajdores contratados durante el programa Bracero en la mitad de la década de 1950. El proyecto de ley aprobado recientemente por el Senado, así como otros proyectos de ley en la Cámara, podrían incluso reducir legalmente el salario que reciben  los trabajadores del programa H2A. Estos proyectos de ley eliminarían el actual derecho a la vivienda, aín con lo miserable que pude ser. En su lugar, estos nuevos trabajadores temporales recibirían un “subsidio” para la renta de vivienda y los pondría a competir con los  migrantes tradicionales como González,  por los pequeños remolques de Macdoel o Tule Lake. Probablemente el condado abriría y ampliaría el campo para migrantes de Newell. Sin duda que a Sierra Cascade le gustaría la idea.

Es difícil viajar a través de Tule Lake sin pensar en la forma en que las personas han sido aquí deshumanizadas como consecuencia de su origen racial, nacional y de clase. Aquí, la historia se encuentra escrita en el suelo debajo de las antiguas y de las nuevas barracas, y debajo de las mismas plantas de fresa. Pero Tule Lake no es un caso especial, y los peores abusos en la actualidad tienen lugar lejos de aquí. Cuando emergió la histeria de la guerra con las invasiones de Irak y Afganistán, la gente proveniente del Medio Oriente y del Sur de Asia fueron encarcelados con tan poco respeto por sus derechos, como lo fue para los japoneses medio siglo antes. Ahora hay campamentos rodeados de alambre de púas para cientos de miles de deportados que pueden languidecer en ese lugar por meses e incluso años. La histeria que demoniza a los mexicanos que vienen a través de la frontera para trabajar, sobre todo los que vienen por su cuenta y sin papeles, frecuentemente les obliga a enfrentar brutales condiciones de vida inclusive peores que las de los braceros. Y la respuesta del Congreso es replicar y ampliar los programas de trabajo por contrato, tal como lo hicieron los productores después de la Segunda Guerra Mundial o como lo hace Sierra Cascade hoy en día. En Tule Lake se puede apreciar como es en verdad esa realidad.

Pero las puertas del campo de internamiento finalmente se abrieron y la gente fue liberada. El viejo programa bracero llegó a su fin - un año después de la Marcha de Washington que recientemente acabamos de celebrar. Hoy en día se puede ver a las familias mexicanas que salen de la iglesia frente a la feria y escuchar a los jóvenes platicar durante la plácida noche. Si hay un futuro para Tule Lake, ellos lo representan. Tule Lake podría ser un buen lugar para que vivan, ya sea que permanezcan durante todo el año o sólo vengan por unos pocos meses de trabajo.

 

David Bacon es escritor y fotógrafo. Su nuevo libro, “Illegal People – How Globalization Creates Migration and Criminalizes Immigrants,” ha sido recientemente publicado por Beacon Press. Sus fotografías e historias pueden ser vistas y leídas en  http://dbacon.igc.org

Texto publicado en Huellas Mexicanas. El sito de los migrantes mexicanos en Estados Unidos con la autorización de su autor.

Traducción de Rodolfo Hernández Corchado

 

 

 

Acciones de Documento
« Agosto 2017 »
Agosto
LuMaMiJuViDo
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net