Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs TRANSHUMANTES. Crónicas migrantes desde la Montaña de Guerrero, México (II).

TRANSHUMANTES. Crónicas migrantes desde la Montaña de Guerrero, México (II).

por Jaime García Leyva Última modificación 03/06/2009 19:51

La Montaña de Guerrero ha sido un escenario de movilidad constante. Desde tiempos prehispánicos los pueblos que habitaban se trasladaban en el territorio para abastecerse de recursos, fundar nuevas poblaciones, resguardar sus territorios.

TRANSHUMANTES. Crónicas migrantes desde la Montaña de Guerrero, México (II).

Jaime García Leyva

Los nómadas del siglo XXI

La Montaña de Guerrero ha sido un escenario de movilidad constante. Desde tiempos prehispánicos los pueblos que habitaban se trasladaban en el territorio para abastecerse de recursos, fundar nuevas poblaciones, resguardar sus territorios. También ha sido una región de inmigración y desplazamiento de pueblos que han llegado a establecerse como los nahuas que provenían de Morelos y el Estado de México. Esta movilidad interna les permitió históricamente a nauas, na savi y me´phaa integrar una región interétnica y delimitar sus espacios sociales y culturales.

En las épocas como la Colonia los indígenas fueron la fuerza de trabajo en las encomiendas, haciendas y actividades económicas que impusieron los conquistadores. La movilidad mayor que había era que los pueblos indígenas eran llevados a trabajar de manera obligada a la minas de Taxco en el norte de la entidad. Después de ello no hay muchos datos que nos remitan a procesos de migración o inmigración en la región. Es después de la década de 1950 en que aparece el fenómeno de desplazamiento, movilidad y migración en la región.

Posterior a la Segunda Guerra mundial, los Estados Unidos, ante la necesidad de fuerza laboral estableció convenios con el gobierno mexicano para impulsar la inmigración de trabajadores. Desde diversos puntos del país se trasladaron al vecino país del norte. En esa época algunos habitantes de los municipios de Xochihuehuetlán y Huamuxtitlán emigraron a los Estados Unidos para trabajar. Los primeros migrantes habían salido. Desde entonces se empezaron a establecer redes sociales que le han permitido a muchos salir y que en las últimas décadas se ha incrementado. En particular a partir de la crisis económica de 1982, en la década de 1990 y actualmente con el desplazamiento masivo de la población indígena a las zonas agrícolas del norte del país.

Los primeros migrantes

Desde una perspectiva histórica la migración en la montaña se ido extendiendo hacia todos las poblaciones. Desde sus inicios, en la década de 1950 a 1970, solo migraba la gente de municipios como Xochihuehuetlán, Huamuxtitlán y Alpoyeca. Después se fue concentrando hacía poblaciones de Tlapa, Xalpatláhuac y Copanatoyac, Metlatónoc y otros lugares en 1970 en adelante.

Si bien la migración inicial tiene como destino los Estados Unidos con el programa de Braceros,  al interior de la montaña se empiezan a dar movimientos humanos de ocupación de nuevos espacios. Los Na savi (mixtecos), a partir de 1960 migran a la ciudad de Tlapa y conforman colonias y lugares. Paulatinamente se establecen otros habitantes de muchas poblaciones. Los lugares a donde acuden también son al corte de café en la Costa Grande de Guerrero, Acapulco, Chilpancingo, las plantaciones agrícolas en Morelos y la ciudad de México. Donde los indígenas realizaban tareas como vendedores ambulantes, trabajadores de la construcción, jornaleros agrícolas y otras actividades.

Vamos a Acapulco o Culiacán

El incremento en la migración tiene que ver con varios factores. Desde la búsqueda de nuevos espacios para habitar, el agotamiento de los recursos naturales, los conflictos intercomunitarios, el desplazamiento entre otros, hasta la cuestión de la falta de empleos y la ascendente miseria y pobreza social y económica que se ha incrementado en la región. Es notable señalar que a partir de 1980, coincide con la crisis económica de 1982 en el país y la devaluación del peso mexicano, cuando se dan oleadas masivas de migración, primero hacía los centros agrícolas del país como Acapulco, Morelos, Guadalajara, Sinaloa y Baja California. Eran las comunidades indígenas quienes empezaron a movilizarse mediante una red de enganchadores que los trasladaban hasta dichos lugares y en condiciones de insalubridad. 

El desplazamiento de familias y comunidades casi enteras dio lugar a otros fenómenos. Los periodos estacionarios en dichos lugares contribuyeron a hacer de la Montaña una región expulsora de trabajo mal remunerado. Por periodos estacionarios que iban de meses a años. Las familias empiezan a transformar su vida modificando sus estancias. De los campos agrícolas y del trabajo familiar se lograba ahorra para pagar las deudas, dar cooperación en el pueblo, a veces construir una casa, comprar un terreno o medianamente sobrevivir seis meses y regresar a trabajar. Llegaban los jornaleros cargados de costales de cosas, ropa de segunda mano, algunas grabadoras, televisiones. Algo. Pero también, sostienen algunos, las mafias utilizaron este medio para introducir las semillas de amapola y mariguana, los rifles AK 47. El narcotráfico pues, que viendo en las necesidades de la población encontró un campo fértil de actividades ilícitas. Donde los pobres eran y siguen siendo los peones de este entramado ilícito.

La migración jornalera se ha convertido en una manera de vida de la población indígena, pero también ha traído otros fenómenos: la explotación infantil, salarios mal remunerados, la falta de garantías sociales como educación, salud, techo. La violación a los derechos humanos, el maltrato, condiciones laborales infrahumanas, desarticulación de las familias, enfermedades y otros problemas más que se han convertido en tema de políticas públicas actualmente. No obstante los programas de gobierno y atención a los migrantes jornaleros los problemas continúan y los desplazamientos continúan. Incluso llegando a establecerse en los lugares de destino y formando colonias y poblaciones. En este arduo andar la lucha por sus derechos indígenas y laborales los ha convocado a formar organizaciones defensoras de sus garantías. Tenemos que en Sinaloa y Baja California han proliferado organizaciones sociales y también algunas escuelas bilingües de enseñanza. Además tanto en la Montaña de Guerrero como en esos lugares la lucha por mejores condiciones laborales es constante.

El norte, el otro lado, la frontera, Nueva York y anexas

Los pueblos de la Montaña son expulsores de una gran cantidad de gente. No es casual que Guerrero sea una de las diez entidades con mayor índice poblacional. Los migrantes que tienen como destino los Estados Unidos se han incrementado desde la década de 1980 a la fecha. Las expectativas de vida, la crisis económica regional, la falta de expectativas laborales, entre otros. Además de la búsqueda del american way of life, el sueño americano, la invitación de amigos y otras causas. Las historias que se escuchan, que llegan, se comentan son tristes, difíciles, de frustración y pocas son de halago. Hay historias de todo tipo. Desde aquel que se va por una necesidad económica, quiere salir adelante, para hacer un dinerito y regresar a construir su casa, hacer una familia bien, hasta aquellos que indican: No hay nada que hacer aquí, me voy pal norte, pa tener una casa, carros y viejas. Pa hacer algo. Demasiadas historias.

El viaje para cruzar la frontera dura tiempo. Desde que una persona se hace la idea de irse a los Estados Unidos pasan varios meses o un año. Primero empezar a reunir el dinero, entre 22 a 25 mil pesos para pagarle al coyote o pollero. Contactar al pollero. Para ello se recurre a préstamos a crédito, venta de terrenos y sus animales, apoyo de amigos en el norte, cooperación familiar. Algunos empeñan escrituras y bienes materiales. Se basan los apoyos en redes familiares. De hecho las primeras ganancias que obtienen en los Estados Unidos son para pagar sus deudas del viaje. Además de ello despedirse y dejar a la familia. Dejar los asuntos en claro y encargar asuntos delicados. Todo esto dura entre tres meses a un año. A menos que se tenga algun conocido en los Estados Unidos y que le ayude con el dinero.

Cruzar la frontera implica el utilizar rutas de movimientos, autobuses, taxis, avion, inseguridad, registros, retenes. Todo hasta llegar a la frontera, donde, dependiendo de cómo este la situación y la seguridad se cruza en unos días o en varias semanas. Puede ser Nogales, Tijuana, Ciudad Juárez, u otro punto. Por túneles, bordos, a nado, por la Sierra o el desierto. Los caminos son variados y la rutas diferentes. Los peligros demasiados. Desde el agandalle policiaco, violaciones, engaños, sometimientos, discriminación hasta los de tipo natural como el frió, los ataques de animales, el sol del desierto, entre otros.  En cruzar la línea hay todo un tejido y entramado muy hermético que permite que se muevan desde la Montaña a Nueva York.

Los lugares de arribo son muchos. A decir se encuentran: Queens, Manhathan, el Bronx, Brooklyn, New Jersey, Carolina del Norte, Santa Rita California, San Diego, Washington, Atlanta, Chicago, Oregon, Minessota, Virginia, Rhode Island, Austin Texas y muchos otros lugares. Se han creado lugares de llegada y donde la población se encuentra o bien son de la comunidad o donde radican algunos paisanos. Los lugares donde conviven son el trabajo y también los departamentos donde viven y comparten espacio hasta cinco individuos. Allá han formado redes de apoyo, solidaridad, asociaciones y amistad entre los migrantes.

Las redes de apoyo funcionan en muchos sentidos. Cuando hay una integración e identidad como mexicano, migrantes y de la región de la Montaña se muestra la solidaridad en los momentos difíciles. Cuando alguien sufre un accidente, esta en problemas o muere. Se realizan cooperaciones para enviar los cuerpos de los fallecidos. También se forman circuitos de información, apoyo y festividad. Los migrantes de la Montaña y otros mexicanos se reúnen para celebrar las fiestas patrias, la navidad y el año nuevo; el 16 de septiembre, la semana santa. Otros puntos de reunión son las fiestas, cumpleaños, bodas, bautizos, el barrio, las canchas de fútbol donde juegan partidos, las calles donde viven; los bailes populares, donde van a tocar grupos mexicanos como los Tigres del Norte, Los Cardenales de Nuevo León,  y otros. Al calor de las cervezas y el tequila comparten nostalgias por su tierra y las experiencias en la gran manzana y en los Estados Unidos.

Los que se van

Los que migran son, en su mayoría, jóvenes entre 15 y 20 años. En menor medida lo hacen los adultos y en los ultimos años mujeres jóvenes indígenas.  Hay también casos en que familias completas migran. Cuando alguien emigra por primera vez y logra establecerse en un empleo, solventa sus gastos y, si bien le va, manda a traer a sus hermanos, amigos, novia, familia, parientes u otros paisanos.

Las labores y los empleos son muy variados. Trabajan en obras de construcción, de diswasher (lavadores de platos) en los restaurantes, en las marquetas, en las factorías y maquiladoras de ropa, de jardineros, empaquetando carne, en fábricas de cosméticos, en la central de abastos del Bronx, repartidores de pizzas, obreros, electricistas, remodelando casas, y también, algunos en actividades ilícitas.

La discriminación y violación a los derechos de los trabajadores es constante. Los bajos salarios, la falta de accesos a educación y salud son difíciles. Y tienen que pasar varios años para poder establecerse como residentes o ciudadanos norteamericanos. Un dato es la competencia laboral entre si. Que provoca disputas entre la población mexicana entre si. Es frecuente destacar los conflictos entre guerrerenses, oaxaqueños, poblanos, y también una discriminación muy fuerte hacia los indígenas migrantes.

El billete verde americano, las remesas y sus efectos

Camionetas ultimo modelo circulan por las calles y carreteras de los pueblos de la Montaña de Guerrero. Con música a todo volumen. Recorren las calles y poblaciones. Quienes manejan son, en su mayoría jóvenes. Son algunos de los indicios de la bonanza económica del norte. Las remesas, únicos medios como paliativos de la triste situación económica en que se vive, en la región. Sirven los recursos económicos para comprar casas en la ciudad de México, Acapulco, Chilpancingo, instalar negocios, tiendas, compra de animales y bienes raíces. Comprar autos y otras cosas son las características de quienes van al norte. Los pueblos de la Montaña, principalmente Tlapa, Huamuxtitlán, Olinalá, Alpoyeca, Xochihuetlán se expenden productos, ropa y calzado importados de Estados Unidos.

Los cambios socioculturales son diversos. De la tradicional música de bandas de Chile Frito de la región, ahora también se escuchan ritmos novedosos, comerciales como la música grupera de corridos y rancheras, la bachata y el merengue, la salsa y las cumbias colombianas, la música disco, el techno y el rap. Entre algunos ritmos alternativos suenan el hip hop, el ska, el reaggae y el rock con sus distintos variantes. Los tradicionales bailes populares con orquestas y conjuntos musicales han sido desplazados por los bailes sonideros y de barrio. Donde los modernos DJs hacen mezclas y aleaciones de sonidos eclécticos. Los jóvenes lucen ropas de marcas transnacionales. Las paredes de las casas están pintadas con graffitis alusivos a la raza. Los negocios dedicados a la venta de pizzas, comida china y algunos de comida turca se encuentran en la Montaña. Reproducción de habilidades aprendidas en el otro lado.  Los circuitos del aprendizaje cultural.

El lenguaje se ve modificado. Okey, soda, yes, tenkius, boy, my friend, my brother, crew, money, cash, Bety, Jenny, Wilian, Jhon, Frank, términos, nombres y palabras  que se incorporan al léxico y vocabulario español y en la manera en que se nombra y se bautiza a los hijos. La bonanza económica también se manifiesta en las fiestas familiares. Las bodas, quince años, cumpleaños y otros son festejados con grupos de renombre regional o nacional.  
Las cantidades que ingresan en la región como producto de las remesas son muy altas. Sin embargo la Montaña es una región que no produce lo que consume. DE ahí que se da un efecto de rebote. Llega el dinero, se cobra, y se compra a comerciantes foráneos que abastecen a la región con productos. También el dinero que llega es para pagar las deudas, sobrevivir dado que los productos, bienes, terrenos incrementan su valor del costo adicional.
El impacto de las remesas tiene un impacto negativo también. En el comercio los precios de los productos básicos son fijados muy altos. Además de ello en el ámbito social las familias se desarticulan, la migración ha incentivado las separaciones, las enfermedades de transmisión sexual con el virus de VIH, el alcohol, las drogas, el consumo de enervantes y alcohol. Un sin fin de problemas que se reproducen y convulsionan la región.

“Que lejos estoy del suelo donde he nacido”

Al calor de las cervezas, el tequila, el mezcal, una Heineken, Budweiser o lo que tengan a la mano. Se rememora la comunidad en la reuniones de amigos, familiares o paisanos. La nostalgia salta entre canciones y corridos y la tonada mas conocida. La nostalgia hacia la familia, la novia, la esposa, los hijos, los amigos, el barrio, la comida, los recuerdos de tantas cosas que hay. La necesidad de estar agrupados de ser parte de un colectivo, una banda, una raza o un grupo de paisanos lleva a la gente a buscar los medios mas adecuados para comunicarse con sus lugares de origen.
La estancia de los migrantes, que va de seis meses a 2 o más años, les impone ciertos ritmos de comunicación. Desde los lugares donde se establecen siguen vinculados con su terruño. Algunos retornan en las celebraciones de la población. La fiesta del santo patrono del pueblo, la fiesta de los muertos, año nuevo o celebraciones familiares, bodas, culminación de cursos, bautizos o porque van a ser padrinos.  Los migrantes e articulan con las cofradías y hermandades religiosas, con los comisarios o mayordomías. Envían sus cooperaciones para las celebraciones, para premiar a los equipos en torneos deportivos, forman comités de apoyo que envían recursos y apoyan en obras sociales en las que  se ve una visión de mejoramiento del pueblo

La red de comunicación esta basada en canales  como los servicios de paquetería e información que se envían. Resaltan los siguientes: Intermex, Tulcingo Travel, Tulcingo Express, servicio de mensajería Tres Hermanos, paquetería El Herradero, Envíos Juquila, que tienen en varias cabeceras municipales su ámbito de acción.  De aquí para allá envían comida, videos, fotografías, comida, mole, frutas de temporada, semilla, totopos, tortillas, chile, pan. De allá para acá envían ropa, calzado, detalles como lapiceros, chamarras, filmadoras, aparatos, dinero, tenis, ipods, relojes, playeras, juguetes, postales, recuerdos, electrónicos y otros souvenirs.

Los recursos económicos que llegan del exterior reactivan a la Montaña…y le ayudan a sobrevivir.

Acciones de Documento
« Junio 2017 »
Junio
LuMaMiJuViDo
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net