Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Blogs “Es como si uno removiera el tiempo al ir ahí”. El testimonio de una mujer mexicana a diez años del “9/11”.

“Es como si uno removiera el tiempo al ir ahí”. El testimonio de una mujer mexicana a diez años del “9/11”.

por Claudia Villegas Delgado Última modificación 19/10/2011 13:10

La Sra. Imelda Reyes, originaria del estado de Puebla, asistió al homenaje realizado por el Consulado General de México en Nueva York a los mexicanos que fallecieron durante los ataques a las Torres Gemelas, en el complejo del World Trade Center, en el bajo Manhattan, en la ciudad de Nueva York. La ceremonia fue convocada con motivo del décimo aniversario de este evento el 9 de septiembre de 2011.

“Es como si uno removiera el tiempo al ir ahí”. El testimonio de una mujer mexicana a diez años del  “9/11”.

Claudia Villegas

La Sra. Imelda Reyes, originaria del estado de Puebla, asistió a la ceremonia realizada por el Consulado General de México en Nueva York para rendir homenaje a los mexicanos que fallecieron durante los ataques a las Torres Gemelas, en el complejo del World Trade Center, en el bajo Manhattan, en la ciudad de Nueva York. La ceremonia fue concovada con motivo del décimo aniversario de este evento el 9 de septiembre de 2011. En su reporte oficial, el Consulado dio cuenta de los nombres y lugares de origen de los diez y seis mexicanos que están incluídos entre las 2977 víctimas oficiales, seis de ellos eran también poblanos.

Imelda, viajó con sus hijos a Nueva York en busca de su esposo quien fuera empleado del restaurante “Windows on the World”, localizado en los pisos 106 y 107 de la Torre Norte, y quien se encontraba desaparecido.

La siguiente entrevista, que se publica en dos partes, fue realizada en su casa, en el estado de New Jersey, donde actualmente vive con sus hijos.

 

Primera parte.

 ¿Cuál fue el motivo del evento realizado en el Consulado, y en el que usted participó?

Fue para hacer una ceremonia privada para los seres que perdimos en los ataques del 11 de septiembre, y el motivo fue porque mi esposo murió en las Torres … Por eso nos invitaron, y me dio mucho gusto asistir porque yo sentí…. como le dijera, yo sentí que la ceremonia que se hizo fue algo más privado, más bonito, ve, porque para uno como es de allá de México, pues se siente un poquito mejor haberlo hecho más privadamente.

 ¿Se les invitó para este evento especialmente?

Sí, nos mandaron una invitación, aunque lógico, sí quería ir toda la gente podía ir, pero usted sabe, yo lo sentí más. Ese mismo día por la mañana fuimos ahí al lugar de las Torres, que también es un lugar muy especial para nosotros, y eso es algo que hacemos cada año. Son diez años que han pasado, y todos los años hemos asistido ahí al lugar de las Torres. Fuimos y ahí estuvimos hasta que leyeron el nombre de mi esposo. Y también pasamos a ver el nombre que se escribió ahí en la fuente, estuvimos un rato, y después nos fuimos al Consulado.

 ¿A este evento iba usted acompañada de su familia?

Sólo de un hermano, un sobrino y mis dos hijos.

 

Testimonio V

¿Cómo se llamaba su esposo?

Leobardo López.

¿Era originario de Puebla?

Sí, de San Pablo Anicano.

¿Podría comentarnos cuál fue su experiencia de aquel día, 11 de septiembre de 2001? Usted comentaba que estaba en México, ¿cómo fue su experiencia hace 10 años?

Bueno, fue muy fuerte porque …. (silencio). Fue fuerte para nosotros porque era mucho tiempo de no verlo, y teníamos planes que él iba a regresar en diciembre de ese año para celebrar los tres años de mijo, iba a cumplir tres años el chiquito que quedó. Incluso él nos escribió una carta diciendo que iba a regresar y que ya nunca nos íbamos a separar … (silencio) … Y pues todo no fue como lo planeamos …. (silencio).

Y fue difícil para mi porque él nos hablaba todos los fines de semana. Él descansaba los viernes, y por las mañanas hablaba para decirle a sus hijos antes de que se fueran a la escuela, que estudiaran, para que ellos fueran unos buenos profesionistas, y que por eso él se había venido y que por eso él estaba lejos de nosotros, para poderles dar un estudio.

 Todos los fines de semana nos llamaba, y después de ese día mis hijos me preguntaban, como estaban chicos todavía, me decían: “Mi papá ya no nos quiere, no nos ha llamado”. Y pues yo no quería decirles todavía, porque yo tenía la esperanza de que lo encontraran, y de saber algo de él. Pero ya de ahí ya no aguanté más, y tuve que decirles lo que pasaba, y pues ellos entendieron. Pero todavía hasta que venimos aquí, todavía venimos con la ilusión de encontrarlo.

¿Vinieron juntos a E.U.?

Sí, yo viné con mis dos hijos después de la tragedia.

¿Únicamente tiene dos hijos?

 Si, tengo dos varones. Uno de 17, y otro va  a cumplir 15 años el 15 de enero, tiene 14 años.

¿Cómo se llaman?

Juan y Diego.

¿Cuánto tiempo pasó desde entonces hasta que llegaron a la ciudad de Nueva York?

Déjeme ver, eso fue en septiembre … octubre, noviembre, diciembre… seis meses, llegamos seis meses después de la tragedia, el 23 de marzo del 2002.

¿Y para ello recibieron ayuda?

Sí, entramos con una visa humanitaria, que ya después me la extendieron por tres o cuatro años, no me acuerdo muy bien.

¿Esto fue a través del Consulado?

Sí, ellos me ayudaron. Y también la Cruz Roja nos ayudó mucho, y también la gente de “Windows”, el restaurante donde trabajaba mi esposo.

¿El restaurante “Windows on the World”?

Sí.

Testimonio I

  ¿Qué trabajo desempeñaba en el restaurante?

Preparaba ensaladas.

 ¿Qué tiempo tenía su esposo trabajando ahí?

Como unos cuatro años.

 ¿Había otros mexicanos trabajando ahí?

Hasta donde yo sé son pocas personas, quizá eran más, pero de algunas otras partes.

 

En México, allá en Puebla, ¿en qué trabajaba su esposo?

Trabajaba en el campo.

 ¿En que año vino su esposo por primera vez a Nueva York?

Bueno, aquí era ya la tercera vez que él venía. Él vino en el 97 la primera vez. Pero anteriormente había estado en Los Ángeles, cuando era soltero. Regresó a México y ya de ahí fue que nos juntamos, y tuvimos a los dos niños.

 ¿Por qué decidió su esposo venir a Nueva York, tenía familiares aquí?

No, él no tenía familiares aquí, vino con mi compadre, a él le pidió ayuda para venirse para acá. Porque decía que prefería venirse con otra persona y no con sus hermanos que estaban en Los Ángeles. Porque él quería hacer algo por él mismo, y no que al rato dijeran que él tuviera algo por alguien, si no por él mismo, quería salir adelante por él mismo.

¿Cuanto tiempo tenía su esposo viviendo en Nueva York?

Cinco años.

¿Qué paso durante el tiempo en que su esposo se encontraba desaparecido?

Cuando no lo encontraban yo no daba que él estuviera muerto, mi esperanza era de que por el mismo impacto él hubiera quedado mal de la cabeza, o con algo roto, pero a mi no importaba encontrarlo así, ve. Pero donde para mi ya se acabó toda la ilusión fue cuando encontraron algo de él, que dijeron que era de él.  Entonces ya di por finalizado eso, ya que más voy a querer, si me lo están diciendo.

Entonces eso fue en marzo del 2003, no, en marzo del 2004, yo acababa de regresar de México porque mi mamá había muerto, y a la semana siguiente, no, no es cierto, fue en es misma semana que regresé, me avisan que ya habían encontrado algo de él. Asistí al forense, y me dijo que si yo quería ver y que si me sentía con valor para ver una fotografía de lo que había encontrado, y que si quería también que mis hijos lo vieran. Pero le dije al forense que solamente yo quería ver, que mis hijos no, porque que a lo mejor yo los iba a lastimar más así. Y preferí que mejor fuera así.

Testimonio II

 Han pasado 10 años, ¿cómo ha visto los cambios en su vida hasta este momento?

Pues los cambios han sido muy pocos, porque la verdad es que eso nunca se olvida, y nunca se va a olvidar porque fue tan fuerte ese impacto que no es fácil. Porque además de eso, pues es como cuando usted pierde algo y no lo encuentra. Por ejemplo, cuando alguien fallece por una enfermad, usted dice, ‘ya lo miré, y está en el panteón’. Pero para mi, yo sigo pensando, si tan sólo encontrara un poco de él.

Se aceptó (su fallecimiento) porque fue con el ADN de mis hijos que lo hallaron, pero yo no encuentro satisfacción en eso. Y no es fácil, así pasen 10, 15 o 20 años. Uno siempre va a vivir en esa angustia de decir cuáles fueron sus últimos momentos,  o cómo sufrió él cuando pasó eso. Eso es muy fuerte. Incluso yo antes le tenía pánico al fuego. Al principio, cuando llegué me daba miedo ver fuego o aceite, el cuerpo se me estremecía, y digo ¡Ay Dios mío!, porque si a veces algo así tan sencillo, se ve feo el fuego, ahora imagínese ahí (en lasTorres) que fue tanto.

Entonces por eso pienso que esto que uno trae adentro, pues quizá cierre, pero la cicatriz siempre va a estar. Es como cuando uno se corta, se seca y sana, pero usted cada que ve esa cicatriz, pues usted dice, ‘Me pasó esto’. Yo creo que con el tiempo va a cerrar, pero no se va a olvidar.

Testimonio VII

 

 ¿Cuéntenos un poco cómo es la ceremonia que se realiza para los familiares aquí en la llamada Zona Cero?

Pues triste, porque todavía la gente llora. Pues, a veces es difícil porque siempre es como si uno removiera el tiempo al ir ahí. Y como le acabo de decir hace rato, es un lugar que uno lo siente bien sagrado, porque, al menos para mi, es como si yo fuera al panteón. Yo digo, ‘él aquí quedó’,  ‘él aquí está’. Por eso para mi es más satisfacción ir ahí. Porque también he asistido a otro lugar, a ponerle flores el día del papá, ahí donde estuvieron los restos. Ahí vamos con mis hijos, ponemos flores, globos, y estamos un rato. Pero donde yo siento más que él está, y donde yo siento que él está así como presente, es cuando yo voy al lugar a donde sucedió eso. Como que lo siento más presente, como que lo siento más de uno, como si estuviera en un panteón.

 

 (Fotografías: Archivo personal de Imelda Reyes y Claudia Villegas)

Acciones de Documento
« Abril 2017 »
Abril
LuMaMiJuViDo
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Amazon

Travelocity

Expedia

Encuentre el hotel que desea

Telefonía gratuita vía internet

Hospedaje barato para su página

FatCow $88 Plan for $66 only

Mida su conexión a internet

Test your Internet connection speed at Speedtest.net